Escalinata Trinità dei Monti de Roma
Escalinata Trinità dei Monti de Roma - ABC

La escalinata de la Plaza de España en Roma recupera su esplendor

Resurge la polémica sobre los patrocinios de monumentos y obras de arte en Italia

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

Es la escalinata más célebre del mundo. Trinità dei Monti, situada en la Plaza de España, una de las más famosas de Roma, vuelve a su original esplendor, tras casi diez meses de restauración, financiada con un millón y medio de euros que aportó la firma Bulgari. Tenía que haberse inaugurado el 4 de agosto, pero para completar algunos detalles se ha pospuesto hasta septiembre.

No ha faltado la polémica en la restauración de esta obra maestra del siglo XVIII, inaugurada por Benedicto XIII, con ocasión del Jubileo de 1725. La escalinata con sus 135 peldaños, construida con aportaciones de los franceses para conectar el área de la embajada de España ante la Santa Sede, que da nombre a la plaza, con la iglesia de la Santísima Trinidad en el Monte Pincio, se convirtió en un símbolo de Roma, una postal de la belleza única de Roma.

«La inauguración se retrasará un mes, pero pudo alargarse aún más»

La inauguración se retrasará un mes, pero pudo alargarse aún más, porque los diez trabajadores y otros tantos restauradores encargados de dar lustre a la escalinata amenazaron con abandonar sus pinceles y paletas y declarar la huelga. Aunque Bulgari ha pagado hasta el último euro, la sociedad que contrató la restauración está sin liquidez y a los trabajadores no les pagan sus salarios. El retraso ha irritado a los comerciantes de la zona, porque el turismo se ve penalizado.

La monumental escalinata, decorada con numerosas terrazas-jardín, adornadas en primavera y verano con diversas variedades florales, ha sido sugestivo escenario de desfiles de moda con los más importantes estilistas italianos. La restauración ha incluido no solamente la limpieza de la escalinata, sino también su consolidación.

Otras restauraciones

A los pies de la suntuosa escalinata se encuentra la célebre fuente de la «Barcaccia» (1.627), obra de Pietro Bernini, restaurada también en el 2014 con una donación de la firma Bulgari, sufriendo pocos meses después el vandalismo de los hinchas del Feyenoord holandés que devastaron la plaza.

Retrasos al margen, la escalinata renacerá para dar esplendor a la Plaza de España de Roma, la más visitada de la ciudad eterna junto a las de Navona y el Panteón.

En coincidencia con esta restauración, surge en Roma la polémica sobre los patrocinios de monumentos y obras de arte, como el de Bulgari en el caso de la Escalinata. El Tribunal de Cuentas criticó ayer al ministerio de Bienes Culturales porque el patrocinador de la restauración del Coliseo, Diego Della Valle, patrón de Tod’s, obtuvo un excesivo beneficio de imagen del símbolo de Roma, muy superior a lo que constituyó su contribución monetaria: 25 millones de euros Por eso, muchos piden que haya más mecenas en lugar de patrocinadores.