«La dama del armiño», de Leonardo da Vinci
«La dama del armiño», de Leonardo da Vinci - ABC

El dueño de un Leonardo que tiene colgada en casa una copia

Fue emparedado, confiscado... Este bello retrato de Cecilia Gallerani, amante de Ludovico Sforza, ha tenido una vida muy azarosa. Durante 200 años ha pertenecido a la Colección Czartoryski

MadridActualizado:

«En septiembre de 1939 –recuerda el Príncipe Czartoryski– mi padre se llevó los mejores objetos de su colección a su propiedad de Sienawa. Allí emparedó los más importantes en un muro falso, pero alguien del pueblo lo delató». Una de las obras emparedadas era «La dama del armiño», de Leonardo, considerado el primer retrato moderno y uno de los más hermosos de la Historia del Arte. Cuentan que no fue la única vez en su ajetreada y azarosa vida que estuvo oculta tras un muro. Esta bella dama siempre ha tenido demasiados pretendientes cortejándola.

Los Monuments Men devolvieron el cuadro a Polonia en abril de 1946
Los Monuments Men devolvieron el cuadro a Polonia en abril de 1946- THE MONUMENTS MEN FOUNDATION

—Es una de las pocas personas del mundo que ha podido presumir de ser el dueño de un Leonardo.

—Históricamente, ha pertenecido a miembros de mi familia. Ellos lo pudieron considerar de su propiedad, pero yo, con la fundación y la mano encima del Gobierno... El cuadro no se podía separar de la fundación. Este es uno de los tres retratos de damas que pintó Leonardo, junto a «La Belle Ferronière» y «La Gioconda». No soy experto en pintura, pero, personalmente, creo que esta última es conocida mundialmente en parte gracias a que la robaron e hicieron un «show» político, cultural, mediático...

[«“La Belle Ferronière” está retocada, no es de la mano de Leonardo», apunta su esposa].

—¿Siente que nunca le perteneció del todo?

—Sí y no. No podía tener este cuadro colgado en mi casa. Pero tengo una copia.

—No me diga que, siendo el dueño de un Leonardo, tiene en casa una copia. Resulta increíble...

—Como no podía tener el original, tengo un copia en ultradefinición. Cuando he llevado este retrato a exposiciones en distintos países me sentía muy honrado y orgulloso.

«La dama del armiño», tras aterrizar en el aeropuerto de Torrejón de Ardoz en 2011
«La dama del armiño», tras aterrizar en el aeropuerto de Torrejón de Ardoz en 2011- EFE

—En 2011 viajó a España. Se expuso en el Palacio Real de Madrid. ¿Fue una promesa a su primo el Rey Don Juan Carlos?

—Sí. El cuadro vino a España por la insistencia de Don Juan Carlos. Iba a ir primero al Prado, pero hubo un problema económico. Tiempo después me llamó el Rey y me dijo:«Trae “La Dama” y la colección al Palacio Real». Y así fue.

—Habría alcanzado una cifra astronómica en el mercado...

—Polonia no me hubiera dejado venderla. Habría bloqueado su venta. Cada vez que viajaba tenía que pedir un permiso especial. Y cada vez eran más reticentes. Querían que me cansara, cerrara la puerta y me largara.

—¿En cuánto está asegurado el cuadro?

—En torno a 350-400 millones de euros. Al principio se hacían cargo del seguro las compañías, pero ahora son los Estados.

—Cecilia Gallerani, la dama del retrato, fue amante de Ludovico Sforza, que la abandonó para casarse con Isabella d’Este. Ahora usted la abandona por segunda vez.

—No. Con todos los tira y afloja que he tenido en estos 26 años con el Gobierno y mucha gente en la fundación, me siento relajado. Ahora sé que lo van a llevar bien, porque no tienen otra solución que hacerlo. Si no, se pegan un tiro en los pies.