ABC
30 aniversario de su muerte

Dalí, visto por sí mismo: «Yo soy el único que es genio y santo»

Hombre de genial elocuencia, ha dejado tras de sí infinidad de testimonios verbales inconfundibles, recogidos bien en entrevistas, bien en sus propios textos. A continuación ofrecemos una representativa selección de frases por él pronunciadas

Actualizado:

Hombre de genial elocuencia, ha dejado tras de sí infinidad de testimonios verbales inconfundibles, recogidos bien en entrevistas, bien en sus propios textos. A continuación ofrecemos una representativa selección de frases por él pronunciadas con motivo del 30 aniversario de la muerte de Dalí.

- Las dos cosas más afortunadas que pueden acontecer a un pintor son: primero, ser español, y segundo, llamarsé Dalí. Ambas han convergido en mi persona.

- Picasso es comunista por amargura, siempre sintió la tristeza de haber triunfado en todos los países del mundo menos en el suyo.

- Me considero uno de los padres de la humanidad.

- Un pintor de verdad ha de ser capaz de interpretar toda la deliciosa poesía qeu hay, por ejemplo, en la desintegración atómica. Capaz de descifrar el misterio anatómico del músculo, capaz de penetrar en la morfología en la Física. Y encontrar los detalles en un espiritual estado de gracia.

- Yo no hago otra cosa que fabricar mi miel en la cabeza de muerto de la historia contemporánea.

- Como Salvador que me llamo tengo que ser el salvador de la pintura moderna y me considero uno de los cuatro puntos cardinales de la espiritualidad catalana.

- Se toma a chirigota mi bigote y hay textos antiguos que aseguran que los hombres tenemos antenas en las cejas y los bigotes.

- No es verdadera revolución sino la que vuelve a encontrar tradición oculta bajo el polvo de la falsa tradición.

- Al éxtasis místico se llega por el camino de la perfección en las moradas del castillo espiritual.

- Mi pintura está basada en las virtudes del pentágono. Y que nadie confunda lo que existía ya en la época de Pitágoras con el Pentágono militar de los Estados Unidos.

- Antes decía yo que era un genio, sin creerlo. Ahora lo dicen otros y empiezo también a pensarlo.

- Desde siempre tengo la costumbre de leer los periódicos al revés. En lugar de leer las noticias, las miro y las presenció.

- El esnobismo se apoderó de mí desde mi más tierna infancia.

- España ha tenido el orgullo de ofrecer al mundo los más altos y violentos contrastes.

- Si me dijeran que los colores de Matisse son complementarios respondería que, en efecto, no hacen otra cosa que hacerse cumplidos.

- Para adquirir prestigio creciente y duradero es conveniente, si se posee un gran talento, que en vuestra adolescencia digáis a la sociedad qué queréis una patada bien fuerte en la pierna derecha.

- Se necesita ser de lo más cretino praa afirmar que del mismo modo que los cabellos echan canas así también será normal que la pintura envejezca.

- El cráneo de Freud parece un caracol de Borgoña: si se quiere digerir su pensamiento hay que extraerlo con un palillo.

- Matisse es el triunfo del gusto burgués y de la promiscuidad.

- Jamás podrá haber un pintor ruso, Kandinsky, hubiera podido hacer maravillosos puños de bastón con esmalte incrustado.

- Senté la fealdad sobre mis rodillas y muy pronto me harté de ella.

- Estoy tan contento de ver reducido el Cosmos a sus razonables proporciones que sería capaz de frotarme las manos de gusto si este gesto abominable no fuera típicamente antidilaniano.

- No sé cómo los hombres pueden vivir sin ser Salvador Dalí.

- Los errores siempre tienen un carácter sagrado.

- Yo soy el único que es genio y santo. Mi vida es muy semejante a la de San Agustín.

- Me gusta fingirme loco para huir del tiempo.

- Me amo demasiado y amo demasiado a los demás. Por eso llevo peluca.

- En la Monarquía coexisten la máxima autoridad con las máximas posibilidades para el individuo. Heterogeneidad abajo y unidad arriba.

- Me parezco a una mosca. Soy el centro del mundo. Soy el genio de los genios.

- La virtud más grande es la avaricia.

- La única clase de delirio constructivo es el delirio paranoico.

- A veces tengo miedo de morirme de exceso de satisfacción, de tanto que me divierto.

- Me encuentran simpático, pero yo lo hago lo más que puedo para ser antipático.

- La muerte física no la concibo: es la única cosa que no he podido arreglar.

- Tengo tantas ideas que me vienen a la cabeza que cuando todavía no he presenciado la anterior me llega una nueva que la sustituye.

- Siempre he sido anarquista y monarquista. Monárquico en orden. Para que la anarquía sea de nosotros, los de abajo, sea protegida por el orden de arriba. Y la Monarquía es el orden perfecto.

- Un periodista me preguntó mi opinión personal sobre Don Juan Carlos y le respondí que, mire, es algo más que usted, más guapo que usted y más inteligente que usted, y además es Rey.

- Hoy es indiscutible que no se pueden realizar obras maestras sin los ordenadores y la cibernética. Este es el futuro de la pintura.

- Hoy muy poca gente tiene las ideas.

- Picasso es español; yo también. Picasso es un genio; yo también. Picasso es conocido en todos los países del mundo; yo también. Picasso es comunista; yo tampoco.

- Solo amo a dos cosas: a Gala, mi mujer legítima, y el dinero.

- Mi avaricia proverbial es cierta con respecto al cohorte de arribistas que me rodea, pero no respecto al pueblo español al que haré donación de todo.

- El surrealismo soy yo.

- Goya, al lado de Velázquez, no pasa de caricaturista.

- Beethoven es el mayor criminal de la música de todos los tiempos.

- Si yo no hubiera triunfado en Francia, gracias a Gala, aquí nadie me habría reconocido nada.

- Soy mejor escritor que pintor; como pintor soy un desastre.

- Afortunadamente, tengo muchos enemigos. Sin ellos no sería lo que soy.

- La televisión es el mayor instrumento de cretinización existente en el mundo de hoy.

- Las mujeres son seres que no están dotados para la creación. Son el soporte intuitivo de la capacidad creativa del hombre. Su único arte es el de hacer niños pequeños.

- No soy fascista como lo prueba el hecho de que emigré a Estados Unidos cuando los alemanes ocuparon Francia. Sin embargo, admito que Hitler era un superhombre. Estaba más loco que nosotros los surrealistas que fingíamos ser locos. Él era un loco de verdad.