Operarios sostienen el «Retrato de Maschka Müller», de Otto Müller, en el Kunstmuseum de Berna
Operarios sostienen el «Retrato de Maschka Müller», de Otto Müller, en el Kunstmuseum de Berna - EFE

La colección Gurlitt, oculta desde la II Guerra Mundial, al fin sale a la luz

Museos de Berna y Bonn exhiben parte de las 1.500 obras halladas en 2013 en un piso de Múnich, muchas expoliadas por los nazis

Corresponsal en BerlínActualizado:

Al abrir la puerta de un armario de la cocina, con la esperanza de encontrar un vaso en el que beber agua y refrescarse tras horas catalogando cuadros, apareció el «Puente de Waterloo», uno de la serie que Monet pintó durante su estancia en Londres, en 1871, cuando huyó de París por los sucesos revolucionarios de la Comuna. El perito contratado por la fiscalía de Múnich avisó al resto de los expertos que también había que vaciar la cocina, y tras el Monet fueron apareciendo, cuidadosamente envueltas y ordenadas entre latas de comida caducadas desde los años 80, varias litografías de Otto Dix, la «Muchacha melancólica» de Ernst Ludwig Kirchner, «El Sena, vista del Puente Nuevo con el Louvre al fondo», de Pissarro… Todas estas obras, escondidas desde la II Guerra Mundial en el modesto piso de Cornelius Gurlitt, pueden verse desde hoy por primera vez gracias a la exposición conjunta que presentan el Kunstmuseum de Berna y el Bundeskunsthalle de Bonn, dos muestras paralelas bajo el título conjunto de «Dossier Gurlitt» y que atestiguan seguramente el más increíble episodio de la historia reciente del arte.

Operarios instalan en el Kunstmuseum de Berna «Leonie», de Otto Dix
Operarios instalan en el Kunstmuseum de Berna «Leonie», de Otto Dix - EFE

El hallazgo de una de las mayores colecciones de arte de Europa fue fruto de la casualidad. A finales de 2013, a un agente de aduanas en la frontera con Suiza le llamó la atención que Cornelius Gurlitt, un hombre de 80 años que vestía poco menos que harapos, dejase entrever un grueso fajo de billetes al sacar el pasaporte para pasar la frontera. Las obras las descubrieron los inspectores de Hacienda que registraron el piso de Múnich y la casita de Salzburgo propiedad de un aciano que vivía en la más absoluta austeridad y sin relaciones sociales. El conjunto, apenas recontados los cuadros, se desvelaba como el mayor hallazgo artístico del período de posguerra, con alrededor de 1.500 trabajos de primer orden y valoradas de entrada en más de mil millones de euros.

Un hombre fotografía una obra de Emil Nolde, de la colección Gurlitt, en el Kunstmuseum de Berna
Un hombre fotografía una obra de Emil Nolde, de la colección Gurlitt, en el Kunstmuseum de Berna - REUTERS

Se trataba de su herencia. Su padre fue marchante de varios jerarcas nazis y amasó su propia colección con obras «degeneradas» oficialmente despreciadas en los años 30. Los interrogatorios policiales y la presión mediática pudieron con su corazón y Cornelius Gurlitt murió a causa de un paro cardíaco un año después de que su secreto saliese a la luz. En su testamento, donó todas sus obras al museo de Berna. Desestimados los recursos de dos familiares lejanos, las autoridades alemanas se ofrecieron para ayudar en la tarea de catalogación, valoración y legitimación de los cuadros, que desbordaba a las autoridades suizas, y finalmente un juzgado de Múnich allanó el camino para que sean expuestas ahora por primera vez.

«El público podrá acceder a estas obras de arte de las que tanto se ha hablado en las noticias como un hallazgo insólito y un tesoro oculto», ha dicho Nina Zimmer, comisaria de la exposición en Berna, durante el acto de inauguración, subrayando que la exposición también supone una oportunidad para estudiar por qué el mundo del arte ha sido poco autocrítico sobre su papel durante la era nazi.

Un hombre pasa ante dos obras de Nolde en el Kunstmuseum de Berna
Un hombre pasa ante dos obras de Nolde en el Kunstmuseum de Berna - REUTERS

Antes de su exposición al público, todos los cuadros de la colección Gurlitt han sido estudiados para garantizar que su procedencia era legítima. La documentación ha estado años en internet para facilitar a que cualquier posible legítimo heredero pudiera reclamar sus obras y detectives de arte de medio mundo se han afanado buscando conexiones, pero solamente cuatro cuadros han sido reclamados y devueltos. Sigue en curso la disputa legal por «La montaña de Sainte Victoire», de Cézanne, hallada detrás de una despensa en Salzburgo, que la familia del artista quiere de vuelta.

Matisse, Chagall, Klee, Beckmann, Kirchner, Rodin, Nolde, Courbet, Durero, Canaletto... Como buen marchante, Gurlitt padre tenía todo bien documentado y además de los cuadros dejó garantías como la carta manuscrita del genio expresionista Max Beckmann, ofreciéndose para testificar sobre la legitimidad de una de sus obras y destacando que el comerciante de arte había hecho posible una exposición de sus cuadros en Hamburgo, a pesar de ser considerados por el régimen nazi como «arte degenerado» y «corriendo por ello peligros personales». También se conserva al completo el expediente de desnazificación acreditado por el tribunal de Bamberg el 12 de enero de 1948, que liberó a Gurlitt de toda sospecha y le permitió recuperar al menos parte de la colección, confiscada por las tropas norteamericanas.

«Autorretrato de Lovis Corinth», de la colección Gurlitt, en el Kunstmuseum de Berna
«Autorretrato de Lovis Corinth», de la colección Gurlitt, en el Kunstmuseum de Berna - AFP

La muestra, que ofrece la posibilidad de ver vuadros que llevaban siete décadas ocultos, «parte de una visión autocrítica que pone en cuestión el polémico papel de Suiza como centro neurálgico en el campo lucrativo del arte nazi», según Zimmer, y requiere de dos sedes simultáneas, dada su extensión, a pesar de que solamente exhibe un 10 por ciento de los fondos de la colección.

En la Bundeskunsthalle de Bonn se pone el foco en las obras de arte robadas a judíos y demás perseguidos por los nazis, con la intención de «rendir homenaje a las personas que se convirtieron en víctimas de los robos de arte nacionalsocialistas, además de a los artistas "degenerados" que fueron difamados y perseguidos por el régimen nazi». En Bonn se presta atención en particular a la suerte que corrieron los artistas, coleccionistas y marchantes de arte judíos, que en muchos casos se enfrentaron a persecuciones y a tribunales irregulares y arbitrarios.