La exposición sigue los pasos de Carlos III a través de su viaje por el Mediterráneo
La exposición sigue los pasos de Carlos III a través de su viaje por el Mediterráneo - PEP DALMAU

Carlos III, de nuevo en Barcelona para celebrar su tricentenario

Una exposición evoca en el Archivo de la Corona de Aragón el paso del monarca por la capital catalana en 1759

BARCELONAActualizado:

El 17 de octubre de 1759 y haciendo oídos sordos a muchos de sus consejeros, que recomendaban un viaje vía Cartagena para acelerar su llegada a Madrid, Carlos III desembarcó en Barcelona para estrenarse en suelo catalán como rey de España. Un gesto simbólico para apuntalar la reconciliación entre la dinastía borbónica y el Principado que, coincidiendo con el tricentenario del nacimiento del monarca, sirve de hilo conductor de una exposición que evoca en el Archivo de la Corona de Aragón de Barcelona su viaje por el Mediterráneo.

La muestra, organizada por la Orden Constantiniana de San Jorge, sigue los pasos del rey ilustrado desde su salida de España en 1731 hasta su regreso en 1759 a través de un centenar de pinturas, grabados, insignias y piezas nunca antes prestadas. Es el caso de «Fernando IV de las Dos Sicilias y su familia ante un monumento ecuestre heroico de Carlos III», una delicada porcelana de Filipo Tagliolini que nunca antes había salido del Museo Arqueológico Nacional.

Porcelana de Tagliolini
Porcelana de Tagliolini- P. D.

Daniel Aznar, comisario de la exposición, señala que el objetivo de «Carlos de Borbón. De Barcelona a Nápoles» no es tanto ahondar en la faceta del Carlos III ilustrado y burócrata como la de alumbrar un perfil «mucho más barroco». De ahí que la exposición se sirva de abundante material de colecciones privadas, la mayoría inédito, para reseguir su viaje hacia Italia como príncipe heredero de los ducados farnesianos y del Gran Ducado de Toscana; ilustrar el nacimiento de la monarquía de las Dos Sicilias tras la conquista de los reinos de Nápoles y Sicilia; y dar cuenta de su llegada a Barcelona como rey en 1759.

La muestra, que podrá visitarse hasta el 17 de octubre, hace especial hincapié en la forja militar del monarca a partir la serie de Giovanni Luigi Rocco dedicada a la Guerra de las Dos Sicilias y a un retrato de Giovanni Maria delle Piane que, subraya Aznar, enmarca su consagración militar.

Mazas municiplaes fabricadas para la llegada de Carlos III a Barcelona
Mazas municiplaes fabricadas para la llegada de Carlos III a Barcelona - PEP DALMAU

Dibujos, grabados y reproducciones de esculturas que el aún Infante descubrió en sus viajes, como la estatua ecuestre de su bisabuelo Luis XIV en Montpellier, comparten protagonismo con grabados del propio Carlos III, un dibujo de la Ciutadella de Barcelona encargado por expreso deseo de su padre, Felipe V, y una pieza inédita de «San Pedro llorando», obra de Filippo Cocchi, que el Papa Benedicto XIV regaló a los reyes por el nacimiento de su hijo. Tampoco faltan testimonios específicos de su paso por Barcelona, como un retrato de Manuel Tramulles con Carlos III tomando posesión de la Canonjía barcelonesa que le pertenecía como Conde de Barcelona o las mazas municipales de madera dorada fabricadas especialmente para su llegada en 1759.