Yacimiento arqueológico de Mada'in Saleh
Yacimiento arqueológico de Mada'in Saleh - JEREMIE FLORES/UNESCO

Arabia Saudí encarga a Francia la construcción de la «nueva Petra»

La idea es crear un complejo turístico en las excavaciones arqueológicas de Mada’in Saleh, donde se hallan los restos de una ciudad nabatea

CORRESPONSAL EN PARÍSActualizado:

Arabia Saudí concederá a Francia la concepción y construcción de un «faraónico» complejo turístico cultural en Al-Ula, ciudad saudí de 40.000 habitantes, muy próxima a Mada’in Saleh, el sitio arqueológico donde se encuentran los últimos restos de una mítica ciudad del reino nabateo, independiente hasta el siglo IV antes de Cristo, antes de su anexión a la Roma imperial.

Los nabateos eran una de las tribus nómadas, beduinas, que vivían en el desierto de Arabia, desde mucho antes del nacimiento del Islam. Roma destruyó y se anexionó aquel reino de leyenda, cuyas ruinas más famosas son la ciudad de Petra, en la actual Jordania.

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman (MBS), aspira a convertir las ruinas de Mada’in Saleh en un «motor» turístico de su reino, construyendo un complejo turístico y cultural a imagen y semejanza de Petra.

A juicio de la diplomacia saudí, «Francia sigue siendo una referencia internacional en materia turística y de buen gusto». El príncipe MBS confirmará a Emmanuel Macron, durante una cena de gala en el Elíseo, la noche del lunes, su intención de conceder a Francia el proceso de concepción, gestión y puesta en marcha del futuro sitio turístico y cultural de Al-Ula / Mada’in Saleh.

Yacimiento arqueológico de Mada'in Saleh
Yacimiento arqueológico de Mada'in Saleh - JEREMIE FLORES/UNESCO

No se trata, todavía, de un contrato firme. Pero es ya algo más que un «protocolo de intenciones». Los portavoces franceses estiman que el conjunto de los trabajos de reconstrucción de una de las grandes ciudades del legendario reino nabateo supondrá inversiones que podrán oscilar entre los 40.000 y los 80.000 millones de euros. Una cifra muy superior a los contratos de venta de armas tradicionales de Francia con algunos clientes privilegiados. Turismo y cultura se confirman, en el caso francés, como un «arma» de ocupación y conquista del terreno en la nueva geografía del comercio y la cultura mundial.

El «modelo» a «copiar» y «mejorar» quizá sea el de Petra, el famoso enclave arqueológico de Jordania, con numerosas fachadas de edificios directamente esculpidas en la roca, que figura en un puesto eminente en la lista del Patrimonio mundial de la Unesco, calificada como una de las siete maravillas del mundo.

Motor turístico

La ambición saudí es convertir el sitio de Mada’in Saleh, a veinte kilómetros de la ciudad de Al-Ula, en una «nueva maravilla mundial», motor turístico de la Arabia Saudí del siglo XXI, gracias al saber hacer museístico, cultural, publicitario y turístico de Francia.

Varios equipos de especialistas y arqueólogos franceses trabajan desde hace años entre las tumbas, restos arqueológicos y ruinas del norte de Arabia Saudí, en el desierto donde hace siglos existió el reino nabateo destruido y anexionado por Roma. Esos equipos de especialistas serán los primeros en participar en el ambicioso proyecto franco - saudí.

En su origen último, el futuro sitio de Mada’in Saleh ha sido concebido como futuro «motor turístico», no religioso, de Arabia Saudí. Más de dos millones de peregrinos musulmanes visitan anualmente La Meca. La reconstrucción arqueológica y turística de una antigua ciudad nabatea debiera atraer a un número similar o superior de turistas no religiosos, pilar de una futura industria por imaginar y construir.