Un arqueólogo equipcio muestra la tumba de Amenhotep, llamado Huy, virrey de Kush, abierta por primera vez a los visitantes
Un arqueólogo equipcio muestra la tumba de Amenhotep, llamado Huy, virrey de Kush, abierta por primera vez a los visitantes - EFE

Abren al público por vez primera en el Valle de los Reyes de Luxor tres nuevas tumbas

Descubiertas en el siglo XX, corresponden a un virrey de Tutankamón, a un padre espiritual de Amenhotep III y a un sacerdote de Amón Ra

Han sido reabiertas las tumbas de los faraones Hormohep y Tutmosis III tras su restauración

EFE
Luxor (Egipto)Actualizado:

Tres nuevas tumbas de importantes autoridades estatales del Imperio Nuevo faraónico (1539-1075 a. C.) fueron abiertas hoy al público por primera vez en el Valle de los Reyes de Luxor, capital del Antiguo Egipto en esa época, que se suman a las otras atracciones para los turistas de la ciudad.

Situadas en la zona de Qurna Marai, en la orilla oeste de Luxor, donde se encuentra la principal necrópolis del Egipto faraónico, encierran en sus paredes la historia política y militar de ese periodo victorioso, ya que las pinturas y jeroglíficos relatan la labor de esos funcionarios, su vida diaria y sus hazañas bélicas.

El ministro egipcio de Antigüedades, Mamduh al Damati, inauguró los sepulcros y destacó la importancia de los mismos, así como el hecho de que fueran descubiertos en el siglo XX, pero solo ahora han quedado listos para que el público los visite.

La tumba de mayor dimensión e importancia es la TT 40, perteneciente a Huwi, virrey del faraón Tutankamón para la región de Kush, el cual gobernaba los territorios del sur de Egipto (la Nubia) en su nombre. Los jeroglíficos del sepulcro atestiguan que trabajó en la corte del denominado «faraón niño», en el siglo XIV a.C., según explicó a la prensa Al Damati.

Los otros dos sepulcros, más pequeños y humildes, están situados uno junto al otro y en ellos descansaban líderes religiosos de la XIX dinastía (1.295-1.186 a.C.). El de Amón Im Inet (TT 277), que ostentaba el título de padre espiritual del palacio del rey Amenhotep III, dedicado a perpetuar el culto a este rey, solo posee una cámara funeraria. El TT 278 pertenece a Amón Im Hep, sacerdote encargado de administrar el ganado del dios Amón Ra, y cuenta con un recibidor, además de la cámara.

Un imán para atraer visitantes

El Ministerio de Antigüedades busca con la apertura de estos nuevos sitios arqueológicos atraer a más visitantes, en el marco de los esfuerzos de las autoridades egipcias por fomentar el turismo, que ha caído a niveles muy bajos desde la revolución de 2011. Pero la inauguración de hoy no estuvo exenta de polémica, ya que varios residentes de la colina de Qurna Marai, en cuyas faldas se levantan unas viviendas informales, han aprovechado la presencia de Al Damati para protestar por la supuesta expropiación de sus casas y tierras.

Por otra parte, en el Valle de los Reyes fueron reabiertas hoy las tumbas de los faraones Hormohep y Tutmosis III, dos de los reyes más importantes de la XVIII dinastía (1554-1304 a.C.), después de labores de restauración y mejora. «Esperamos encontrar más en el futuro cercano. Todavía hay muchos secretos (guardados) en el Valle de los Reyes», dijo el ministro, que también se encargó de la reapertura de los dos sepulcros, situados cerca de la tumba del célebre faraón. También en el Valle de los Reyes está previsto que próximamente se cierren las tumbas de los faraones Ramsés III y Ramsés IX para llevar a cabo la instalación de una nueva iluminación. Todo ello con el objetivo de ofrecer más y mejores atracciones turísticas a los pocos centenares de extranjeros que siguen acercándose a Luxor para conocer el Antiguo Egipto, a pesar de las inestables circunstancias que vive el actual.