Colas durante todo el día en el Museo del Prado, que reinó en la jornada de gratuidad por la Fiesta Nacional
Colas durante todo el día en el Museo del Prado, que reinó en la jornada de gratuidad por la Fiesta Nacional - maya balanya

La gratuidad de los museos por la Fiesta Nacional muestra la fuerza de la cultura

Miles de ciudadanos formaron colas en el Prado, el Reina Sofía, el Thyssen, el Naval y el resto de los centros públicos, que registraron lleno

Actualizado:

La cultura nos habla. Prueba de ello es la gran afluencia que se alineó ayer, día de la Virgen del Pilar y de la Hispanidad, gracias al buen tiempo, los últimos coletazos de un veranillo de San Miguel alargado, el puente y la gratuidad en las grandes pinacotecas de Madrid. El museo del Prado, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Mncars) ofrecieron a todos sus visitantes acceso gratuito durante toda la jornada festiva. El museo Thyssen ofreció acceso libre únicamente a su colección permanente de 12 horas (hora de apertura en la jornada de ayer) hasta las 16 horas.

Y la respuesta fue masiva. Colas en las tres grandes pinacotecas. En el Prado, Eva López, empleada, nos comentaba que hubo grandes colas desde las 10 horas, que bajaban hasta el Jardín Botánico. Alberto y María José aseguraron que querían haber ido al desfile militar, pero que era demasiado pronto y aprovecharon la jornada de puertas abiertas para que su hijo Gonzalo conociese el Prado; tan sólo esperaron 25 minutos de cola. Lorena y Eduardo, venezolanos de visita por Madrid, comentaron que en su país «casi todos los museos son gratis, pero no tienen la misma calidad que los de aquí». Tras la visita con su hijo Andrés aprovechaban para ir al Palacio Real, también gratuito.

En el Reina Sofía, Marga, empleada del Mncars, nos comentaba que la afluencia había sido importante por la mañana, con colas en la plaza del museo. A las 16.30 horas el trasiego era considerable, pero el acceso bastante fluido. Muchos extranjeros, como las profesoras noruegas Tanya y Marit, o la pareja italiana Bendetta y Raúl, encontraron «confusas las indicaciones en las salas». Pero todos estaban encantados con el acceso libre. Alrededor de unas 3.000 personas habían visitado el Mncars hasta las 15 horas. Félix Romo e Isabel Cabrero habían aprovechado la tarde para visitar el Reina Sofía. «Somos de Alcalá de Henares, teníamos el mercadillo medieval, pero queríamos cambiar. No entendemos mucho de arte». Tanto ellos como Luis y Vanesa habían venido a ver el Guernica, y reconocían que no son mucho de museos y que no tienen capacidad para valorarlo. Eso sí, «en el extranjero nos tragamos cualquier museo, Louvre, National Gallery, Rijksmusem… ¡Y aquí parece que nos cuesta venir!» ¿Será necesario mimar más lo nuestro? ¿Y reforzar las visitas guiadas para atraer a nuevos públicos o públicos poco formados?

El Thyssen presentaba un lleno significativo. Según datos exactos del museo 5.600 personas visitaron la colección, y 1.700 la exposición temporal de Edvard Munch, esta última de pago e inaugurada el pasado martes 6 de octubre. Álvaro Durán, que visitó la colección con su sobrina Jimena, considera que «hay que cobrar entrada en los museos, porque hay que acostumbrar a la gente a que los artistas tienen que vivir de alguna manera. Si no, ¿cómo se sostienen, cómo sobreviven?». Además, «el que dice que no puede pagarlo miente. Mucha gente humilde y con pocos recursos se gasta su dinero en cañas o copas. Eso sí, me parece bien que haya días de acceso gratuito, como ocasiones especiales, no como norma». Soledad nos comentó que los medios habían informado mal de la gratuidad de los museos en la jornada festiva de ayer y sí mostró su apoyo «a que ciertos días sea gratuito el acceso».

Otros museos, como el Naval, que ayer clausuraba la exposición «Hombres de la mar, barcos de leyenda», en la que el escritor Arturo Pérez-Reverte relata las grandes historias de la navegación, contaron con una gran afluencia de público familiar y extranjeros.