Ruinas de Ategua
Ruinas de Ategua - Rafael Alcaide

Los agricultores que araron en Ategua, imputados por delitos contra el Patrimonio

Así lo ha comunicado el Gobierno andaluz, donde se señalan los motivos de la imputación

efe
Actualizado:

Los agricultores que araron en parcelas del entorno declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en el yacimiento de Ategua, en Córdoba, han sido imputados por un delito contra el Patrimonio Histórico porque no solicitaron la autorización preceptiva para realizar movimientos en el terreno.

El Gobierno andaluz ha informado hoy en un comunicado de que la unidad del Cuerpo Nacional de Policía adscrita a la Junta de Andalucía ha imputado a tres personas un delito contra el Patrimonio Histórico acusadas de realizar labores de arado en una finca aledaña al yacimiento arqueológico de Ategua en la provincia de Córdoba.

Agentes del área de Protección Medioambiental de la jefatura provincial de Córdoba, en colaboración con el arqueólogo de la delegación territorial de la Consejería de Cultura, han comprobado que, como consecuencia de las labores de labranza, habían aflorado a la superficie numerosos restos arquitectónicos de la época romana, datados al menos del siglo III d. C.

Durante la inspección ocular en la finca afectada, se localizaron sillares de gran volumen, fragmentos de columnas, de cerámica, opus signinum, restos de un muro y tegulas y, además, se pudo comprobar que la gran mayoría de objetos presentaban daños producidos por la maquinaria agrícola o habían quedado prácticamente destruidos.

Los agentes de la Policía han remitido todas las actuaciones al juzgado de instrucción de guardia, así como a la sección especial de Medioambiente, Patrimonio Histórico y Urbanismo de la Fiscalía provincial de Córdoba y a la delegación de Cultura de la Junta de Andalucía.

El yacimiento Ategua fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1982 y tiene la consideración de BIC en virtud de la Ley del Patrimonio Histórico Español.

La finca en cuestión es de propiedad privada, se encuentra en la zona de afección del citado yacimiento arqueológico de Ategua y ello conlleva una serie de requisitos administrativos para poder efectuar, entre otras actividades, movimientos del terreno. Para este fin es necesaria la preceptiva autorización de la consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, de la que en este caso carecía.

Todos estos extremos fueron recogidos en el Informe Técnico elaborado por la delegación territorial de la consejería de Cultura en Córdoba y que sirvió de base para el inicio de la investigación iniciada gracias a la advertencia de unos vecinos de Santa Cruz, localidad donde se ubica el yacimiento, que alertaron a la Asociación Cultural Amigos de Ategua de lo sucedido y esta alertó a las autoridades.