Colección permanente de la Fundación Carlos de Amberes
Colección permanente de la Fundación Carlos de Amberes - abc

La Fundación Carlos de Amberes continuará su actividad pese al cierre del museo

Proseguirá con sus funciones aunque ya no funcionará como museo, ya que ha tenido que devolver las obras expuestas

Actualizado:

La Fundación Carlos de Amberes continuará con su actividad habitual aunque cesará su funcionamiento como museo, al tener que devolver las obras que se exhibían en el mismo al Museo de Bellas Artes de Amberes.

En noviembre del pasado año abrió sus puertas el «Museo Carlos de Amberes Madrid. Maestros Flamencos y Holandeses» en las salas de la Fundación, que hasta entonces se habían dedicado a exposiciones temporales.

La intención era contar al público dos siglos de historia común europea y de sumarse a la gran oferta de pintura flamenca que se puede encontrar en Madrid.

Alrededor de «El Martirio de San Andrés» de Rubens, pieza propiedad de la Fundación Carlos de Amberes, se mostraban obras de destacados artistas flamencos y holandeses de los siglos XVI y XVII.

Rubens, Van Dyck, Jordaens, Jan Brueghel, Cornelis de Vos, Bernard van Orley, Michaelina Wautier o David Teniers, firman algunas de las obras, que procedían en su mayoría del Real Museo de Bellas Artes de Amberes, que permanecerá cerrado hasta el año 2017 por obras de remodelación.

Este hecho fue fundamental en la puesta en marcha del museo pero el cambio de director del museo de Bellas Artes de Amberes y otras circunstancias han provocado que el museo madrileño tuviera que devolver las obras el próximo mes de septiembre.

Ante el previsible descenso de visitantes durante el mes de agosto, los responsables decidieron cerrar anticipadamente y devolver ya las obras que en estos momentos están descolgando.

Además de los préstamos del Museo de Amberes, en el museo se exhibían diez obras del Museo del Prado, cedidas durante un año renovable, y una de Patrimonio Nacional, que prestó el tapiz «Los funerales del rey Turno, muerto por Eneas» el único que se conserva de los nueve que integraron la Historia de Eneas de Felipe II atribuido a Jan van Roome, y que ahora le será devuelto.

Según afirmó en la inauguración Fernando Checa, patrono de la Fundación y director científico del museo, el «pequeño pero muy selecto museo de pintura flamenca» nacía con la vocación de ser un museo «y no una exposición».

Los préstamos a largo plazo permitían dar una permanencia que ahora no ha sido posible, aunque desde el museo se señala que hasta septiembre u octubre no se sabrá definitivamente cual será el futuro del mismo. Mientras tanto, las actividades de la Fundación, que incluyen entre otras las del Centro de Estudios, seguirán con normalidad.

A pesar de lo ocurrido, un portavoz del museo ha destacado la importante colaboración entre instituciones, que permitió inaugurar el museo, y ha señalado que se ha intentado establecer relaciones con otras instituciones de Bélgica para una posible cesión de obras pero se trata de negociaciones que necesitan más tiempo.