Serge Lasvignes
Serge Lasvignes - AFP

Serge Lasvignes, nuevo presidente del Pompidou

Ha sidosecretario general de los presidentes Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y François Hollande. A partir del 2 de abril sucederá en el cargo a Alain Seban

Actualizado:

El secretario general del Gobierno francés desde 2006, Serge Lasvignes, sucederá al frente del Centro Pompidou a Alain Seban, su presidente desde 2007, según decidió ayer el Consejo de Ministros. Lasvignes ocupará su nuevo cargo durante los próximos cinco años a partir del 2 de abril, fecha en que termina el segundo mandato de Seban, quien, entre otros proyectos, lanzó en colaboración con España el Centro Pompidou Málaga, que se inaugura a finales de este mes.

Gran apasionado de la literatura, el nuevo presidente del Pompidou, que cumple 61 años el próximo día 6, fue secretario general de los presidentes conservadores Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy, y del socialista François Hollande. De reconocidas competencias técnicas, jurídicas y diplomáticas, Lasvignes, nacido en Toulouse, es considerado en los círculos culturales franceses un buen gestor, sólido, discreto, cortés e inflexible a la vez.

Ahora, ejercerá por primera vez un puesto como responsable de una gran institución cultural, que emplea a un millar de personas, tiene un presupuesto de 120 millones de euros y recibe a 5,2 millones de visitantes anuales. El Pompidou, que en seis años perdió 12 millones de subvenciones públicas, gestiona la Biblioteca Pública de Información (BPI), el Instituto de Investigación y Coordinación Acústica/Música (IRCAM) y el Museo Nacional de Arte Moderno.

Seban, de 50 años, dejará el centro tras ocho años de mandato con un balance social discutido, tras haber llevado el número de visitas del museo de 2,5 millones a 3,4 millones, e impulsado en el norte de Francia la apertura del Pompidou-Metz, en 2010, así como el Centro Pompidou Itinerante, que viajó por Francia hasta 2013. En su haber, el presidente saliente promovió siete de las exposiciones más visitadas del Pompidou, en particular las dedicadas a Dalí (840.000 personas la vieron) y Matisse (735.000), cifras que podrían ser superadas por la muestra de Jeff Koons, que concluye en abril.