Jaume Plensa, en una imagen de archivo
Jaume Plensa, en una imagen de archivo - ABC

Jaume Plensa atrapa en un libro diez años de sueños y esculturas

El escultor edita un nuevo libro de artista que incluye todos los trabajos vinculados al cuerpo ejecutados en la última década

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Todo libro de artista que se precie tiene que contener pensamientos y sueños a partes iguales, modelados plásticamente. «58» es eso, pero también un organismo vivo porque cuando se abre salta el corcho de la botella que el náufrago, el espectador, descorcha buscando la garantía de la supervivencia. Jaume Plensa, el escultor español, y europeo, con mayor proyección internacional ha atrapado en un nuevo libro de artista todas las ejecuciones que en la última década ha dispersado por todo el mundo.

«58» es un libro que contiene un sueño muy poderoso: que un día cualquiera alguien encuentre en él un mensaje ante el que mirarse y reflexionar sobre qué es la vida y cómo es la nuestra, la de cada uno. No hay trampas. Jaume Plensa ha ejecutado una caja-escultura realizada en dos cuerpos blancos, suaves y modelados, de medio metro de largo por 32 centímetros, cada uno de ellos. Al abrirse se une y la cara de Ana, una niña con los ojos cerrados -uno de los elementos visuales constantes del lenguaje plensiano- emerge solicitándonos nuestra mirada y nuestro pensamiento. Dentro de esa caja se distribuyen dos libros.

Uno con las imágenes de las piezas que vinculadas al cuerpo Jaume Plensa ha esculpido en los diez últimos años, con reflexiones del propio escultor y con los poemas que han dado oxígeno a la sangre con la que mece su vida. Y un segundo, un libro de estudio, escrito por el profesor de Estética Rafael Argullol, que explica el proceso creativo del artista catalán y da respuesta a preguntas universales que profundizan en la forma de trabajar de Plensa.

Este es un libro que, editado por Artika, cuenta cosas que pocas veces se cifran, verdaderas e indiscutibles. Tiene peso: 14 kilos, lo que evidencia que no es nada etéreo. Incluso tiene iguales: 1.198 ejemplares numerados en dos series de 998 y 200. Hasta cobija el esfuerzo significante del precio: 4.500 euros... Y su título tiene justificación: «58», porque es la edad a la que Plensa recibió el encargo.

En su presentación, Jaume Plensa incidió en que la belleza es «un lugar común en el que encontrarnos todos» a través del arte, un organismo «absolutamente salvaje, sin compasión alguna». «Lo bello del arte -destacaba el escultor- es que crea una célula, que se expande y gracias a ello puedes entender el universo». Galardonado con los premios Velázquez y Nacional de Artes Plásticas, Plensa hizo hincapié en su individualidad, en su gusto por la experimentación y en la necesidad de reivindicar la belleza interior que toda persona tiene, que aunque muchas veces oculta es vital saber compartir.