«Le Grand Canal», de Monet
«Le Grand Canal», de Monet

Vendido por 31,2 millones «El Gran Canal», de Monet, lejos del récord del autor

Sotheby’s recauda 283 millones con una puja de arte impresionista que bate récords en Londres

Actualizado:

La gran subasta de arte impresionista de la casa Sotheby’sen la noche del martes en Londres se saldó con balance agridulce. En conjunto, la puja de maestros del impresionismo, que incluía obras de Monet, Matisse, Toulose-Loutrec y algunas esculturas de Rodin, recaudó 283 millones de euros, con lo que batía el récord de ingresos en Londres con una subasta de este tipo. Pero la estrella de la velada, «El Gran Canal», un paisaje veneciano de Claude Monet de 1908, que muestra la basílica de Santa María de la salud, se quedó por debajo del techo previsto. La obra salía por un rango entre los 25 y los 38 millones de euros y se despachó por 31,2 millones. En los últimos años el cuadro había estado expuesto en la National Gallery de Londres. «El Gran Canal» se ha quedado lejos del récord de un Monet, que ostenta «Le bassin aux nymphéas», vendido por 54 millones en junio del 2008 por Christie’s, la competidora de Sotheby’s.

En la sesión de adjudicaron en total cinco cuadros de Monet, por un importe conjunto de 73 millones de euros.

La segunda obra más cotizada resultó ser una odalisca de Henri Matissede 1914, que representaba a una bisnieta del ultimo sultán de Turquía. Fue vendida por 20,9 millones de euros, superando su tope previsto, de 15 millones. Tampoco es el hito por un Matisse. En 2009 se adjudicó uno en París por 46 millones.

Tampoco faltó un toque Picasso en la cita. Un conjunto escultórico vendido por 11,3 millones, superando el techo previsto de 8,9 tras una puja animada, en la que se impuso un comprador que dijo la última palabra por teléfono.

La fiesta del impresionismo en Londres no se detiene. Este viernes, en la sede de Christie’s en South Kensington, se anuncia la subasta «Impresionistas / Modernos / Picasso y cerámicas». En el escaparate de la casa cuelga ya a modo de reclamo una llamativa alfombra de Miró.