El Museo ABC rinde homenaje a William Shakespeare
Pablo Márquez, en el Museo ABC - IGNACIO GIL

El Museo ABC rinde homenaje a William Shakespeare

Pablo Márquez ilustra la parte más amable de su legado literario en «Shakespeare, danzas y regocijos»

Actualizado:

El 23 de abril de 1564 se redacta el acta bautismal de William Shakespeare. Cuatrocientos cincuenta años después, el Museo ABC (Amaniel, 29-31) rinde homenaje al genial dramaturgo a través de la recién inaugurada exposición «Shakespeare, danzas y regocijos», de Pablo Márquez.

En esta ocasión, el artista no ilustra una obra literaria sino que sus trabajos «surgen de la disección más pormenorizada que se pueda hacer de tales escritos», como explica Inmaculada Corcho, directora del Museo ABC en el catálogo de la muestra, abierta al público hasta el próximo 1 de junio. Los títulos que el autor ha seleccionado han sido, en primer lugar, «El sueño de una noche de verano» y «La tempestad».

Las dos obras, a juicio de Pablo Márquez, «son en realidad los dos extremos de una misma línea con 18 años de diferencia. Shakespeare cogía los argumentos de leyendas, pero en estos casos, los dos son originales del dramaturgo. Tratan sobre la magia, la fantasía, sobre el mundo del sueño, sobre la irrealidad. ‘‘El sueño de una noche de verano’’ es una obra de juventud, todo es más exaltado, hay mucha sensualidad. En cambio, ‘‘La tempestad’’, siendo lo mismo, la magia, la poesía, está mucho más atemperado por la edad. Las pasiones se controlan y es más una reflexión sobre la bondad y el perdón, con mucha carga de elementos mágicos. Y las dos cuentan con una altísimo nivel de excelencia poética».

La selección

Ahora bien, en las respectivas series el artista ha escogido un modo diferente de selección del momento de la obra que se representa en los dibujos. En el caso de «El sueño de una noche de verano», «la planteé como una especie de escenografía utópica. Como si yo fuera un escenógrafo y tuviera que representarla», explica Márquez. En «La tempestad», en cambio, el concepto cambia: «Es la parte de más ilustración. Se van desarrollando los dibujos en función del argumento de la obra», indica el artista. Esta serie está inspirada en unos mapas del siglo XVI y en unas estampas de Andrea Mantegna, todo coetáneo del gran dramaturgo inglés.

La tercera parte de la muestra está consagrada a la botánica encerrada en la obra de Shakespeare. «Hice mucho hincapié en los textos porque son bellísimos, por la poesía pura que hay su lirismo. Quería usarlos con muy pocas interferencias iconográficas. Los únicos dibujos son referidos a las plantas de la botánica de Da Vinci. Leonardo era muy próximo a Shakespeare y esa fue la razón de escogerlo».

El cierre del telón de «Shakespeare, danzas y regocijos» son cinco esculturas de Pablo Márquez, quien puntualiza: «Son cabezas que representan varios personajes de estas obras. Resultan muy teatrales».