El Centro Pompidou abre en Málaga su primera sede fuera de Francia
El «Cubo» del Puerto acogerá el Centro Pompidou de Málaga - abc

El Centro Pompidou abre en Málaga su primera sede fuera de Francia

Acuerdo por cinco años prorrogables entre el Ayuntamiento y la institución gala para exhibir sus fondos en la ciudad

Actualizado:

Picasso, Thyssen y ahora Pompidou. Málaga se abona a las marcas artísticas más potentes del mundo para crear la gran oferta cultural del sur de España. La capital de la Costa del Sol se convertirá, a partir de 2015, en la única sede fuera de Francia con la que contará el prestigioso Centro de Arte Georges Pompidou, gracias al acuerdo al que ha llegado el Ayuntamiento de Málaga con esta institución, que permitirá dotar de un contenido exclusivo a un nuevo enclave expositivo situado en la zona portuaria de la ciudad.

Se trata del denominado «Cubo» del Muelle 1 del recién remozado puerto malagueño, un céntrico enclave de algo más de 6.000 metros cuadrados, divididos en dos plantas, que hasta la fecha estaba sin inaugurar y ni siquiera tenía previsto un uso, pero que gracias a esta operación acogerá una exposición permanente compuesta por 70 obras procedentes de los fondos del centro de arte parisino, además de otra temporal cada uno de los cinco años que en principio dura el acuerdo, pero que son prorrogables.

A cambio, el Consistorio malagueño deberá pagar cinco millones de euros a la institución francesa por la cesión de las piezas y la utilización del acreditado nombre del museo. Adecuar el «Cubo» costará otros cinco millones, de los que el Ayuntamiento pondrá 2,5 y negocia con Unicaja para que aporte el resto.

Una cifra que el alcalde de la capital, Francisco de la Torre, consideró ayer «asumible» para las arcas municipales. La presentación de este explosivo acuerdo generó ayer un notable revuelo en una ciudad que ha consagrado una parte fundamental de sus esfuerzos en los últimos años a consolidarse como destino del turismo cultural como estrategia de crecimiento alternativa al «sol y playa» con el que antes se conocía únicamente a la Costa del Sol.

Préstamo de 70 obras

A partir de ahora se inicia un periodo de ingente trabajo, puesto que deberá firmarse otro convenio específico para determinar los contenidos del centro, que serán supervisados durante los próximos tres meses por un comisario del museo parisino y por un gestor municipal, que será el director de la Fundación Picasso-Museo Casa Natal, José María Luna.

El reto es elegir unas cuantas decenas de joyas entre un fondo compuesto por más de 200.000 obras. No en vano el centro de arte parisino, ubicado en un colorido y rompedor edificio en pleno corazón de la capital francesa, diseñado por Renzo Piano y Richard Rogers, es uno de los más reputados del mundo y la atracción turística de París más visitada tras la Torre Eiffel y el Louvre.

Cada año lo visitan cinco millones de personas. El museo abrió sus puertas en 1977 gracias al empeño del por entonces presidente de la República francesa, Georges Jean Raymond Pompidou, que estaba obsesionado con modernizar el país, y en sus salas conviven obras de Picasso, Miró, Dalí, Matisse, Modigliani, Kandinsky o Paul Klee. Hasta ahora, su única expansión se había dirigido al norte de Francia, donde hace un año abrió el Centro Pompidou de Metz.

«Ahora empieza el trabajo técnico, porque los conservadores del Pompidou tendrán que venir a Málaga a conocer el espacio y habrá que darle muchas vueltas a la programación», indicó José María Luna a este periódico. El resposable de Cultura del Consistorio, Damián Caneda, añadía que el objetivo no es sólo crear un nuevo espacio expositivo, sino un centro cultural participativo, en el que, a la manera de lo que sucede en la capital gala, se realicen charlas, conferencias...

Málaga cierra así por el momento un círculo de esplendor cultural que dio comienzo hace ahora justo diez años, cuando la Junta de Andalucía abrió en el antiguo palacio de Buenavista el Museo Picasso. Con él, la ciudad que vio nacer al genial artista por fin se abría a sus obras, que fueron cedidas por su familia.

El Picasso acoge también interesantes exposiciones temporales. Luego llegarían, por parte municipal, el Centro de Arte Contemporáneo (CAC), con una gran repercusión entre las vanguardias y, sobre todo, la apuesta incondicional realizada por la baronesa Thyssen, que hace ahora algo más de dos años inauguró su pinacoteca en pleno centro de Málaga.