El grafitero Banksy fracasa con su puesto de venta ambulante en Nueva York
Imagen colgada en la página web de Banksy y en la que puede verse el puesto callejero con sus obras - WWW.BANKSY.CO.UK

El grafitero Banksy fracasa con su puesto de venta ambulante en Nueva York

A pesar de ser uno de los artistas más cotizados del mundo no logró vender más de ocho lienzos en las calles de Manhattan

Actualizado:

No es extraño que los dibujos de Banksy, el grafitero más famoso del mundo, alcancen precios más que desorbitados en el mercado del arte. El autor de imágenes sumamente populares como la que retrata a dos policías británicos que se funden en un beso o la de un manifiestante que lanza un ramo de flores a modo de cóctel molotov -subastado en Londres y que alcanzó la cifra de 194.000 euros- no parece tener el mismo éxito cuando su arte no se mueve entre subastas o grandes galerías.

Esta semana, el grafitero decidió abrir un puesto callejero anónimo en el popular Central Park neoyorquino y en el que puso a la venta decenas de lienzos orginales firmados por él mismo pero que, no en vano, pasaron totalmente desapercibidos por los transeúnes de Nueva York. Durante las siete horas que permaneció abierto el puesto, unicamente tres personas adquirieron hasta ocho lienzos de Banksy al precio de unos 60 dólares cada uno. [Aquí puedes ver el vídeo colgado por el artista en su web]

Retiro en Nueva York

Banksy se ha pagado a sí mismo una suerte de «beca» de un mes en Nueva York para volver al arte callejero con una pieza diaria, desligarse de las galerías de arte y lanzarse a las redes sociales, aunque con resultados desiguales. Como mucha gente anónima, el célebre artista británico ha llegado a la Gran Manzana dispuesto a dar un giro a su vida, aunque sea un giro a esa realidad «underground», a ese discurso antisistema que le hizo famoso pero que acabó metiéndole en el propio sistema, en el mercado del arte de subastas desorbitadas y clientes como Brad Pitt.

Él, procedente de Bristol pero cuya identidad no ha sido jamás revelada, ha acabado llamando a los medios y dando una entrevista al Village Voice para confesarse: «El éxito comercial es un fracaso para un grafitero», decía, asegurando que se plantea dejar de exhibir en galerías de arte y formar parte de los lotes de subastas.

Banksy entona el canto del «pobre grafitero rico». «Mi plan es vivir aquí, reaccionar antes las cosas, ver las vistas y pintar sobre ellas», aseguraba durante la entrevista, concedida a través de correo electrónico. «Algunas serán bastante elaboradas, algunas serán solo un garabato en la pared de un baño».