Wert compara la ley antidescargas a la lógica penal contra las drogas

MADRID Actualizado:

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, afirmó ayer que el decreto que desarrolla la ley Sinde contra la piratería sigue la lógica penal contra la drogadicción, es decir, «se persigue al que trafica, pero no al que consume». Así lo ha indicado Wert en declaraciones a Carlos Herrera, recogidas por Efe, en las que se ha referido a la decisión del Consejo de Ministros de suprimir el canon digital y regular, en cumplimiento de la ley Sinde, la Comisión de Propiedad Intelectual para proteger los derechos de los creadores frente al «expolio» de las páginas de internet de descarga ilegal de contenidos.

El ministro recordó que hay países en los que directamente se actúa contra los usuarios que toman sin permiso la propiedad intelectual que no le corresponde, mientras que el decreto aprobado el pasado viernes «actúa únicamente contra aquellos que producen el expolio de los derechos de propiedad intelectual de los autores, y no contra los usuarios». Esta regulación «nos coloca simple y llanamente en el terreno de los países que respetan y hacen respetar la propiedad intelectual», al igual que la propiedad material. «Un país que aspira a ser un referente de la cultura global no puede permitirse ser un país que desconoce los derechos de los creadores culturales».

Ayer también, durante la toma de posesión del nuevo subsecretario de Estado de Educación, Cultura y Deporte, Fernando Benzo, se refirió Wert a la difícil situación económica que atraviesa el país, aunque su ministerio «no ha sido el más desafortunado en el reparto», refiriéndose a los recortes presupuestarios que ha provocado ya el reajuste de algunos departamentos. Un momento difícil para asumir retos, algo que ha hecho Benzo, «en unas circunstancias con recursos más justos pero en el que estamos más sobrados en valores», y en el que espera exista «un mayor rigor si cabe». Subrayó por último que su departamento «exprimirá hasta el último céntimo del último euro».

Benzo, por su parte, aseguró que se enfrentaba a esta nueva etapa con «ilusión, optimismo y esperanza. Algo que quiero trasladar a todos los trabajadores», a los que realizó una petición: «lealtad y vocación de servicio». Subrayó además el papel fundamental de la educación y la cultura en la sociedad en un momento de crisis, «una crisis fundamentalmente de valores».