Prostitutas a cargo de la SGAE para pagar favores
Pedro Farrè - ABC

Prostitutas a cargo de la SGAE para pagar favores

Pedro Farrè, que gastó miles de euros con su tarjeta corporativa, declarará mañanaante el juez Ruz

MADRID Actualizado:

Una práctica «institucionalizada». Así es como definen fuentes consultadas por ABC el uso de servicios de prostitución, a cargo de la SGAE, y cuyo fin era «pagar favores». Eso es lo que presuntamente hizo Pedro Farrè, responsable del departamento de Antipiratería de la entidad entre 2002 y 2004 y jefe de gabinete de Eduardo Bautista entre 2004 y mayo de 2009. Podría haber pagado con su tarjeta corporativa —hasta 40.000 euros pudo gastar, según la propia SGAE— servicios de prostitución de lujo a través de una empresa que gestionaba varios clubes. Una práctica por la que Farrè fue detenido e interrogado el viernes por la Guardia Civil, bajo la acusación de «apropiación indebida», siendo liberado a las pocas horas. Está previsto que le tome mañana declaración el juez Ruz, que instruye el caso de la operación «Saga» y cuya investigación ya se ha extendido a toda las empresas de la entidad.

Compra de regalos

Aunque un portavoz de la SGAE confirmó ayer a este periódico que los presuntos gastos en prostitutas solo se habían producido en los meses anteriores a su marcha de la entidad, fuentes consultadas por este periódico aseguran que la práctica tuvo lugar durante mucho tiempo y que Farrè podría «no ser el único» que las realizaba. Afirman, además, que la entidad gastó importantes sumas de dinero en comprar regalos para pagar favores: «85.000 euros en el año 2009», para ser más concretos.

Aunque la SGAE, a través de un comunicado, explicó el viernes que se había enterado del uso que Farrè hacia de su tarjeta de crédito corporativa a través un medio de comunicación, lo cierto es que la entidad conoció el asunto a principios de 2009 a través de un informe realizado por una persona próxima a Farrè, y que recogía los movimientos de la tarjeta. Inmediatamente después el informe fue remitido a la cúpula directiva de la entidad, a la que durante los últimos meses de 2008 y primeros de 2009 se habían sumado directivos internacionales para liderar de cara al exterior los proyectos más ambiciosos de Teddy Bautista. Uno de estos directivos, al conocer el contenido del informe, «exigió» la salida de Farrè, por lo que éste fue despedido con una indemnización de 120.000 euros.

Tras pasar varios meses en Estados Unidos, el exjefe de gabinete, que durante su anterior etapa en la SGAE fue el máximo responsable de las relaciones institucionales y del departamento de comunicación, volvió a mantener contacto con la entidad a través de la organización de seminarios, según especificó la propia SGAE a este periódico. Una actividad que ha sido cortada de raíz tras hacerse pública la investigación abierta contra él.

Si bien el portavoz de la SGAE, Antonio Rojas, negó el viernes a este periódico toda relación entre la salida del jefe de gabinete de Bautista en 2009 y las irregularidades en los pagos con su tarjeta, ayer ni confirmó ni desmintió dicha vinculación, tan solo añadió que «la salida de Farrè fue debida a la pérdida de confianza de Teddy Bautista». Y afirmó desconocer la existencia de dicho informe.