<a href="">Don Felipe dibujó unos trazos en la pizarra del espacio promocional en ARCO del «Garge Center for Contemporary Culture»</a> - efe-tv

El Príncipe de Asturias anima a dar a ARCO «el realce que merece»

Don Felipe y Doña Letizia recorrieron durante cerca de dos horas la feria de arte contemporáneo, donde visitaron el espacio de ABC

MADRID Actualizado:

Los Príncipes de Asturias inauguraron ayer, por tercera vez consecutiva, la feria de arte contemporáneo ARCO, que este año celebra su XXX aniversario con Rusia como país invitado. Don Felipe y Doña Letizia pintaron con tiza en una pizarra, tocaron las obras que se pueden tocar, hablaron por radio en directo y, sobre todo, contemplaron las nuevas tendencias del arte contemporáneo, al que son muy aficionados.

Durante cerca de dos horas recorrieron los pabellones 8 y 10 de Ifema, acompañados por la ministra de Cultura, Ángeles GonzálezSinde; el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y el director de ARCO, Carlos Urroz, entre otras autoridades. Desde que llegaron y hasta que se fueron estuvieron acompañados por una multitud de coleccionistas —entre ellos, la baronesa Thyssen—, artistas como Santiago de Santiago, periodistas, visitantes y curiosos que, móvil en alto, no cesaron de hacerles fotografías.

En el programa de Don Felipe y Doña Letizia solo estaban previstas las visitas a una veintena de galerías de arte, varias de ellas rusas, con motivo del Año Dual España-Rusia que los Reyes inauguran la próxima semana en San Petersburgo. El resto del recorrido dependía de la improvisación, y así sucedió. La primera parada fue en las galerías Casado Santapau y Pedro Cera, y continuaron hacia la de la veterana Juana de Aizpuru, que inició hace treinta años esta aventura y que se ha convertido en una cita tradicional en las inauguraciones reales. En esta ocasión, la galerista ya les esperaba peinada, o despeinada, pero su gusto, y no como el año pasado, que minutos antes salió disparada hacia el baño con la laca en la mano. Otros stands que contaron con la presencia de los Príncipes fueron los de Verá Cortés, Guillermo de Osma, Parra y Romero, Eigen+Art, Aidan Gallery y André Komatsu Vermelho.

Los Príncipes también visitaron los espacios de los cuatro medios de comunicación presentes en ARCO, entre ellos el de ABC, donde les recibieron Ramón Pérez-Maura, adjunto al director, e Inmaculada Corcho, directora del Museo ABC. Pero fue durante la visita al espacio de Radio Televisión Española, la antigua casa profesional de la Princesa, cuando se produjo la anécdota de la jornada. En esos momentos, la periodista Mamen Asensio transmitía desde allí el programa «España Directo» y aprovechó la presencia de los Príncipes para pedir, micrófono en mano, una «primera impresión» de la feria a Don Felipe: «Estamos encantados de poder celebrar este 30 aniversario que, sin duda, ha sido un hito y creo que le estáis dando el realce que merece», respondió.

A pesar de la multitud que les acompañó durante todo el recorrido, los Príncipes pudieron disfrutar de la visita a la feria y se mostraron muy participativos con las distintas iniciativas que ofrece la muestra. No dudaron en realizar unos trazos con tiza en la gran pizarra instalada para el uso de los visitantes en el «Garage Center for Contemporary Culture». Aunque el gesto levantó una gran expectación entre los asistentes, en realidad, Don Felipe y Doña Letizia solo repasaron unas cortas líneas sobre un dibujo ya existente.

La huella del alcalde

Entre otras obras, al Heredero de la Corona le llamó la atención una escultura del artista español Fernando Sánchez Castillo, «Christmas trees», que consiste en un árbol de Navidad caído en el suelo. O la obra denominada «The way I see», de los artistas Chernyshev & Shulgin, que consiste en unas inmensas gafas rojas con pantallas en las lentes que proyectan lo que filma una pequeña cámara. Sobre ella puso su dedo Alberto Ruiz-Gallardón y el Príncipe exclamó, divertido: «¡Mira, ahora se ve tu huella!».

Entre otras obras de arte, a Doña Letizia le llamó la atención una de Irina Davis, «Kusha», que representa a una mujer con un minivestido, medias, liguero y «peep toes» que sostiene una tarta en sus manos. La obra pertenece a la serie «Pin-up girls», para la que su autora ha fotografiado a mujeres rusas inmigrantes en las tradicionales poses de las felices chicas de calendario de la posguerra americana, tan distinta a la triste posguerra soviética. Según Europa ress, Doña Letizia comentó: «Con esos taconazos, en la cocina sería duro».