Enrique Ponce y Andrés Amorós, en su conferencia en Córdoba - RAFAEL CARMONA

Ponce: «El toreo es el arte entre las artes»

Inauguró junto a Andrés Amorós «Todos con Córdoba 2016», con una lección magistral sobre tauromaquia

CÓRDOBA Actualizado:

Ninguno de quienes abarrotaban hasta la bandera la ermita de la Candelaria se marchó sin la sensación de saber mucho más sobre toros que cuando entró. La charla entre el matador Enrique Ponce y el crítico taurino de ABC, Andrés Amorós, fue toda una lección magistral en la que ambos diseccionaron con la vista aguda de quien conoce la realidad del pasado, el presente y el futuro de la tauromaquia.

Fue la brillante apertura del ciclo de conferencias «Todos con Córdoba 2016», con el que ABC se suma a la candidatura de la ciudad a Capital Europea de la Cultura. Abrió el acto —que contó con la presencia de la presidenta-editora de ABC, Catalina Luca de Tena— el director de ABC Córdoba, Francisco Javier Poyato, quien explicó a los presentes el sentido del ciclo cultural y recordó la fecunda vocación del diario en el fomento de la cultura. Andrés Amorós habló sobre la histórica relación de Córdoba con la Tauromaquia, a la que ya Luis de Góngora era muy aficionado. Después comenzó con el diestro de Chiva un diálogo en el que repasaron los inicios de un torero que ya ha superado las 2.000 corridas, como recordaron.

«Un Messi sin hormonas»

«Ser torero es lo que he querido ser desde que tengo uso de razón», afirmó el diestro, que habló de sus comienzos, de su establecimiento en Jaén y de sus primeros tiempos, cuando se definió como «un Messi sin hormonas», por la baja estatura que tenía cuando empezó a pisar los ruedos. También de los momentos de inflexión de su carrera: la tercera corrida como matador en Cadalso de los Vidrios (Madrid), donde un toro le dejó herido y se planteó si valía para aquello, pero acabó por salir otra vez y cuajarle una buena faena al segundo; o los seis toros en Valencia cuando sus dos compañeros se cayeron del cartel.

Tirando del hilo iban saliendo reflexiones. «En el toreo hay tres factores: poder, valor y arte es lo más importante para un torero», dijo Ponce, que después abordó una cuestión fundamental en su toreo: lo que Andrés Amorós llamó «ir a favor del toro», y que enlazó con el tiempo que dedica a cada faena. «No me doy cuenta de que pasa el tiempo», se confesó Ponce, pero acto seguido insistió en que «el toreo tiene que ir a favor del toro, y no en contra».

Mientras desgranaba la actualidad de la Fiesta y no pasaba por alto la prohibición en Cataluña, en la que ve una motivación política, dio otra clave. A su juicio, «el toreo es el arte entre las artes, porque se conjugan todas: música, pintura, poesía y danza». Es más, no es normal que «en pleno siglo XXI siga gustando un espectáculo que es de otro tiempo». «Si te paras a pensar, ¿no parece un milagro que un animal con esa belleza y esa fiereza vaya detrás de un trapo?», dijo, para después proclamar con optimismo que la Fiesta «tiene la suficiente fuerza como para defenderse por sí misma».