La otra guerra de Capa y Taro

El MNAC presenta por primera vez las fotos y negativos de la Guerra Civil de Capa, Taro y «Chim» halladas en 2007 en la célebre «maleta mexicana»

DAVID MORÁN
BARCELONA Actualizado:

El secreto mejor guardado de la fotografía del siglo XX, esa maleta errante y en la que Robert Capa guardó negativos e instantáneas tomadas durante la Guerra Civil española por Gerda Taro, David Seymour «Chim» y, claro, él mismo, y que se dio por perdida hasta su reaparición en México en 1995, por fin al alcance de la mano.

O, mejor dicho, de la vista, ya que por ahí es precisamente por donde entra la muestra con la que el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) despliega lo que algunos ya consideran el santo grial de la fotografía moderna y recorre, encuadre a encuadre, los desolados paisajes de la contienda española.

Material que, en colaboración con el International Center Of Photography de Nueva York (ICP), institución que recibió finalmente el material en 2007, el MNAC ha ordenado en 70 imágenes además de series completas y ampliadas de contactos que, tal y como destaca la comisaria de la exposición, Cynthia Young, «permiten entender mejor» cómo trabajaba Capa. «La plancha de contactos permite identificar la situación y descubrir el antes y el después de la imagen seleccionada», explica al tiempo que descubre que tanto en la presencia de fotografías de Taro y «Chim» en la maleta como en el funcionamiento del estudio de Capa en París se encontraría la semilla de lo que más tarde sería la agencia Magmun, fundada en 1947 por los propios Capa y «Chim».

La muestra, que próximamente podrá verse en Bilbao y Madrid, repasa en orden cronológico y dotando cada instante fotográfico de mayor profundidad el trabajo de Capa, Taro y «Chim» en España y su paso por los frentes de Segovia y Córdoba y por batallas como las de Teruel, Segre o Brunete, donde Taro falleció arrollada por un tanque.

La crudeza de la guerra, en riguroso blanco y negro, se refleja en las imágenes de los refugiados en Montjuïc (Barcelona) o de las víctimas de un bombardeo en la morgue de Valencia, aunque la maleta descubre también hallazgos más amables como retratos hasta ahora desconocidos de Federico García Lorca, Ernst Hemingway, André Malraux, Rafael Alberti o de los propios Capa y Taro. Asimismo, la exposición también incluye ejemplares de revistas que, como «Life», «Weekly Illustrated» y «Match», entre otras, se encargaron de publicar algunas de la imágenes.

El misterio del miliciano

Aún así y a pesar de que el hallazgo de la maleta ha permitido, según Young, afinar en la autoría de algunas de las fotografías y atribuir a Taro algunas de las instantáneas que hasta ahora se creía que eran de Capa, hay un misterio que sigue sin resolverse: el de la célebre instantánea del miliciano supuestamente abatido en Cerro Muriano y el eterno debate sobre si fue un montaje o una captura real. «Fue una de las primeras cosas en las que pensamos, pero ni había ninguna imagen ni de ese reportaje ni de ese periodo concreto», apunta Young. La maleta, pues, arroja nueva luz sobre la obra de Capa, aunque todavía quedan misterios por resolver.