Daniel Craig: «La violencia contra las mujeres no debe ser ocultada»
Daniel Craig posaba ayer en Madrid - DE SAN BERNARDO

Daniel Craig: «La violencia contra las mujeres no debe ser ocultada»

El actor británico, protagonista de la versión hollywoodiense de «Millenium», visita Madrid a una semana del estreno del filme dirigido por David Fincher

MADRID Actualizado:

Aunque Daniel Craig cambia constantemente de personajes, uno tiene la sensación de que en cada estudio que le contrata hay un interés comercial llamado Ian Fleming —cuando se celebra los 50 años del estreno del primer largometraje del agente secreto 007—, papel que el actor británico interpreta actualmente por tercera vez. Dicho esto, el excelente actor nos dejó ayer bien servidos sobre sus múltiples cualidades no solo artísticas, también seductoras. Esa es la actualidad del ídolo, que pasó ayer por Madrid para presentar la versión americana de «Millennium: los hombres que no amaban a las mujeres», perteneciente a la popular trilogía del desaparecido Stieg Larsson, de la que se han vendido 65.000.000 de ejemplares en 46 países.

Y ya que hablamos de 007, redondeemos la noticia, porque lleva mes y medio rodando «y solo he coincidido con Javier Bardem —a quien recomendó para que interviniera como el “malo” de la historia— en la persecución en una estación de autobús, por lo que solo le he visto el cogote». Ríe, sube los brazos, demuestra admiración por el actor español y entra de lleno en la saga más excitante de la última década.

«¿Si me he tomado el papel de Blomkvist como un reto? En absoluto. Como actor miro las cosas que me conmueven o me afectan y no había visto la versión europea. Sí había leído el libro en dos días y, como todas las personas que lo han hecho, me identifiqué con la historia. Era extraordinaria. El hecho de que en el proyecto estuviera implicado David Fincher (“La red social”) era un gran motivo para aceptar. Pensé que podíamos añadir algo. La palabra no es mejorar, sino hacer llegar esta historia a una audiencia más amplia y nueva. La violencia contra las mujeres no debe estar ocultada. Me ha gustado la interacción entre los protagonistas. Veía a una mujer muy joven, única y con un tipo de poder muy particular, porque partía de que en su adolescencia la habían maltratado y abusado sexualmente de ella. Blomkvist es el periodista, un hombre que también está en una búsqueda, un personaje con muchos fallos y defectos, pero honesto y convencido de sus principios, por lo que conectaba con el otro personaje».

Larsson mitificado

La importancia de cada personaje hace que si uno de los dos no estuviera en la novela, ésta no existiría. Craig se muestra de acuerdo. Le digo que me gustaría saber si indagó en la vida de Stieg Larsson: «En principio me distancié de su figura. A pesar de que se ha escrito mucho de él, la mayoría no es verdad, o hay cosas no dichas; quizá la figura de Larsson, por morir demasiado joven, se ha mitificado un poco. Ningún escritor puede evitar poner algo de sí mismo en sus personajes. Los dos personajes principales comparten su visión política. En el Reino Unido la novela se titula “La chica con el tatuaje del dragón” y en el resto del mundo “Millennium: los hombres que no amaban a las mujeres”, más explícito. Transmite que Larsson no acepta el abuso de poder, tiene crítica antifascista y también contiene una visión más idealizada de él mismo. Desde ese punto me parece inevitable que se refleje en la cinta, en la que se ha suavizado algún pasaje demasiado violento. Pese a todo ha sido fiel a la obra: asesinatos, corrupción, secretos familiares y los demonios internos de dos inesperados socios en búsqueda de la verdad sobre un misterio oculto durante 40 años».

Confiaba en el material de trabajo de su personaje. «Me gustan sus políticas, me gusta y me resulta interesante su confusión. Está luchando en una guerra buena, intentando destapar la corrupción y ser un periodista influyente, si es que eso sigue siendo posible». Dice del director «David es conocido por hacer muchas tomas, y así lo hicimos, pero no me importó en absoluto. Por mí podemos estar repitiendo tomas todo el día si al final sale algo bueno, siempre que creemos algo nuevo en cada una de ellas. Además, David es muy específico y ¿cómo decirlo de la forma más correcta? particular. Pero una vez que ves la forma en la que él construye, ladrillo a ladrillo, cada escena, resulta un proceso en el que es muy fácil relajarse. Te entregas completamente, sabiendo que su mirada abarca todos los detalles importantes.