Cultura inventa la calificación por igualdad de género en el cine

El ICAA introduce en las películas una valoración para reforzar la ausencia de discriminación por sexo en las pantallas

MADRID Actualizado:

Si usted siempre ha sospechado que películas como «El hombre tranquilo», con esa legendaria escena en la que John Wayne lleva a rastras a Maureen O’Hara por los verdes campos irlandeses, serían imposibles de ver en una sala de cine hoy en día, ahora ha llegado la confirmación definitiva. Más bien oficial, por la vía del Ministerio de Cultura. Y es que el Instituto de la Cinematografía y Artes Audiovisuales (ICAA) ha introducido una nueva categoría en la calificación de películas, novedosa en el contexto internacional, con el fin de fomentar y de reforzar la igualdad de género. Y la nueva categoría no es otra que la de filme «especialmente recomendado para la igualdad de género». Esto es, pareafraseando al clásico de Javier Aguirre (el creador del anticine, no el entrenador mexicano del Zaragoza), «los chicos con las chicas», aunque en paridad de número y condición, se supone.

¿Y cómo se dictamina tan subjetivo criterio? Según fuentes ministeriales, con la ayuda del Instituto de la Mujer de la Secretaría de Estado de Igualdad, y a partir de las consultas y el asesoramiento de expertos en materia de igualdad y política social, quienes establecerán una serie de criterios que sirvan de pauta para establecer la igualdad de género. Criterios que hagan hincapié, por ejemplo, en la «eliminación de prejuicios, imágenes estereotipadas y roles en función de sexo e impulsen la construcción y difusión de representaciones plurales y reales de hombres y mujeres». ¿Habrá, pues, que fumigar de las filmotecas medio Billy Wilder, desde «Irma la dulce» a «Con faldas y a lo loco», o casi todo el cine de los hermanos Marx, que cargan y descargan contra la pobre Margaret Dumont? También puntuarán para esta calificación el uso de «lenguaje no sexista», la «visión igualitaria de las relaciones afectivas y la convivencia doméstica» y, por supuesto, las películas que «promuevan el conocimiento y rechazo del fenómeno de la violencia en todas sus dimensiones» (¿en todas? Pues más vale que Tarantino se vaya buscando otro trabajo).

Eso sí, los informes que elabore la Comisión de Calificación de Películas Cinematográficas sobre este nuevo «hecho fílmico» operarán de manera transversal y, en su caso, acumulativa para todas las películas que se presenten a calificación por edades. Concluye el comunicado del ICAA enmarcando esta ocurrencia dentro de las políticas de igualdad y de las cuotas (y ayudas) de mujeres en el sector audiovisual. ¿Cuál será la calificación «de género» otorgada a, por ejemplo, «El ataque de la mujer de 50 pies»? Porque ahí mucha igualdad no hay.