Escena de la obra

Los viejos también existen

«La avería», un cuento de Friedrich Dürrenmatt llevado a escena

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Blanca Portillo leyó «La avería», un cuento breve de Friedrich Dürrenmatt, hace más de quince años. Actuaba entonces en el montaje que Miguel Narros dirigió del «Marat-Sade» de Peter Weiss, y en él coincidió con el también actor Fernando Sansegundo. «Él me había dejado para que leyera varias cosas suyas, y descubrí a un autor maravilloso, así que le propuse que hiciera él la dramaturgia», relata la actriz y, ahora, directora. Hubo varias intentonas de ponerlo en marcha, pero no ha podido ser; o bien porque no me sentía capaz, o porque no tenía el dinero o el tiempo».

Ahora ha llegado el momento de poner en pie «La avería», una función que llega a las Naves del Español después de su estreno en Santander a mediados de enero. «He encontrado una gran generosidad, porque antes de empezar los ensayos estuve en varios teatros para hablar del proyecto, y muchos compraron la función ya entonces; tenemos gira programada hasta marzo de 2012».

La obra cuenta la peripecia de Alfredo Traps, representante de una firma de textiles que, a causa de una avería en su coche, acude a la casa de un anciano caballero, que vive solo con su ama de llaves en una casa alejada de la civilización. Traps es invitado a quedarse allí a cenar; estará acompañado por un grupo de amigos del anciano, que comparten con él su elevada edad. Para distraerse, proponen un juego en el que Traps será el protagonista».

Un inquietante debate

Asegura Blanca Portillo que «La avería» propone, «además de muchos otros temas, un inquietante debate entre los conceptos de Ley y Justicia. ¿Es legítimo que, en esta sociedad en que vivimos, luchemos denodadamente por conseguir nuestros objetivos, ascendiendo sobre aquellas personas que obstaculicen nuestro camino, abriéndonos paso a codazos si ello es necesario? ¿Es legítimo que, llegados a cierta edad, se nos excluya de puestos de responsabilidad, se nos aparte de nuestros trabajos, se nos niegue la integración social?»

Y continúa la directora: «“La avería” analiza nuestra sociedad y nos muestra un lugar donde prima el logro de un cierto estatus, donde lo que importa es a qué grupo perteneces, un mundo que exige ganadores y arrincona a los perdedores, donde se palpa una pérdida paulatina de valores como la solidaridad, el respeto por el otro, el crecimiento espiritual, la generosidad; donde se premia la ambición, la falta de escrúpulos...»

Son –y ese es una de las singularidades de la función– actores jóvenes interpretando a los ancianos. «Son unos viejos especiales. Dürrenmatt no es un escritor realista, hace una lectura de la vida. Y hay algo imposible en sus textos, algo mágico y que va más allá de la realidad. Sus viejos han sido apartados de la realidad; se rebelan, y su mejor manera de hacerlo es seguir ejerciendo sus profesiones en solitario porque eso les reaviva, les mantiene vivos. Y si esas reuniones en las que juegan a sus antiguas profesiones las pueden hacer con alguien de fuera, mejor, porque son como vampiros que se alimentan de la energía de la gente».

«La avería»

Autor: Friedrich Dürrenmatt. Versión teatral: Fernando Sansegundo. Dirección: Blanca Portillo. Intérpretes: Daniel Grao, Emma Suárez, Fernando Soto, José Luis García Pérez, Asier Etxeandía, José Luis Torrijo. Lugar: Naves del Español / Matadero Madrid. Paseo de la Chopera, 14. 91 473 09 57. Del 17 de marzo al 24 de abril.