Piden a la RAE que «rural» deje de significar «inculto» y «tosco»
Diccionario de la Real Academia Española - ABC

Piden a la RAE que «rural» deje de significar «inculto» y «tosco»

Los sindicatos del campo se unen a la campaña del alcalde de Cudillero «para valorizar» la palabra

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Se cierne otro pellizco al diccionario. Los sindicatos Coag y Upa han hecho pública en Valladolid su intención de exigir a la Real Academia Española (RAE) que elimine la segunda acepción de la palabra «rural». El Diccionario de la RAE define «rural» como «perteneciente o relativo a la vida del campo y a sus labores» en primera acepción y como «inculto, tosco, apegado a cosas lugareñas» en segunda. Esta sería la definición que los sindicatos quieren borrar. ¿Acaso no hay toscos e incultos ciudadanos en las urbes, y eruditos e inteligentes pobladores en el campo español? Pues eso, a estas asociaciones les parece que merece una lucha por cambiar la percepción de la realidad desde el diccionario.

No es la primera vez que se pellizca la magna obra de la Academia que vela por nuestra lengua con el fin eliminar alguna acepción políticamente incorrecta. Como se recordará, la RAE eliminó el término «tonto» entre las acepciones de la palabra «gallego», común en algunos países de Iberoamérica, y también los colectivos feministas han reivindicado reiteradamente la eliminación del «machismo de fondo» que observan desde sus posiciones. Lo políticamente correcto podría estar en el caso de «rural» tan cargado de razones como con «gallego». Pero no estaría de más recordar también que la académica Ana María Matute arremetió en su discurso del pasado miércoles contra la corrección política, que sirve también para mutilar los cuentos ancestrales que aportan percepciones muy apegadas a nuestra civilización, que nos explican la realidad en la que nos hemos desarrollado, pero que no conviven bien con una sociedad obsesionada por las formas.

Discriminatorio

Coag y Upa piensan que «resulta gravemente discriminatorio hacia los hombres y mujeres del campo que esta institución, emblema de la cultura hispana, recoja términos como "inculto" o "tosco" para referirse a lo rural» La «Alianza por la Unidad del Campo», que conforman las organizaciones Upa y Coag, se adhiere a la iniciativa emprendida por el alcalde asturiano de Cudillero. Se trata de «abanderar de forma activa una iniciativa ciudadana e institucional a nivel de Castilla y León para valorizar los pueblos, y así mostrar nuestro orgullo por ser y sentirnos "rurales"».

En su comunicado, la autodenominada Alianza por la unidad del Campo dice: «Entendemos que tratándose de la institución de referencia en relación a nuestro idioma, la RAE debe omitir esta definición absolutamente despreciativa y peyorativa que clasifica a los ciudadanos del medio rural de forma desigual respecto a los del medio urbano». Coag y Upa consideran que «la sociedad avanza muy serena y convincentemente hacia un escenario cada vez más justo e igualitario, y todo lo que sea mantener estereotipos que no se ajustan a la realidad y que además son ofensivos resulta un dislate y absurdo modo de denigrar a los hombres y mujeres del campo». En su opinión

«el hecho de vivir en los pueblos ya supone a día de hoy una clara discriminación respecto a los habitantes del medio urbano», en cuanto a «derechos, servicios, oportunidades y también obligaciones».

Así pues, concluyen, «lo rural no está reñido ni mucho menos con lo culto, lo profesional, lo delicado, lo arriesgado o lo respetuoso, y como acepción generalista está muy lejos de lo que recoge actualmente la RAE. Sirvan como ejemplos significativos de castellanos y leoneses "rurales" a grandes personalidades literarias y humanistas como Núñez de Arce, Jorge Manrique, San Juan de la Cruz, Jiménez Lozano, Alonso de Madrigal, Luis Mateo Díez o Julio Llamazares, entre otros.