Odyssey tira de Wikileaks para reabrir el caso contra España

La empresa fue obligada por los tribunales americanos a restituir el tesoro del «Nuestra Señora de las Mercedes»

ANNA GRAU
CORRESPONSAL EN NUEVA YORK Actualizado:

Odyssey Marine Exploration, la empresa de Tampa, Florida, obligada por los propios tribunales de Estados Unidos a restituir a España el tesoro del galeón español «Nuestra Señora de las Mercedes» del que se había apropiado, trata ahora de darle la vuelta a aquella sentencia agarrándose a los cables secretos de Wikileaks. Concretamente a aquellos que relatan que el Departamento de Estado habló con el ministerio de Cultura español tanto de este asunto como de la petición de devolución a una familia de California de un cuadro de Camille Pissarro sustraído por los nazis, y que actualmente es propiedad del Museo Thyssen.

A Odyssey le ha faltado tiempo para coger el rábano por las hojas y concluir, no que el gobierno americano trataba de mantener unas relaciones de intercambio cultural respetuoso entre los dos países, sino que habría «sacrificado» los intereses de los piratas de Florida a los de los descendientes californianos de los expoliados por los nazis. Entonces se han dirigido a los tribunales para ver de impugnar la sentencia en su contra, presentándola como un manejo de la Casa Blanca.

Ciertamente, el Departamento de Justicia se pronunció a favor de la devolución del tesoro a España. Pero incluso si eso hubiera sido fruto de un cambalache –que nada de eso se deduce de la lectura literal de los cables, subraya el abogado neoyorquino William Barron, defensor de la posición española en el litigio-, la última palabra no la tuvo el gobierno sino el juez. Fue este quien en uso de su independencia de criterio equiparó lo sucedido con el galeón español con un ataque a la soberanía de un país —España—, advirtiendo de que si las autoridades norteamericanas lo avalaban, se exponían a sufrir lo mismo con su propio patrimonio cultural.

Odyssey, que cuenta en su accionariado con varios congresistas influyentes, y que vio caer a plomo sus acciones a raíz del fiasco judicial, trata ahora de volver por sus fueros. Para ello hacen lobby y presión y denuncian una por lo demás poco creíble supeditación de Washington al interés nacional español: «Estoy inquieto por las acciones de los Departamentos de Estado y de Justicia, que sugieren que el gobierno de Estados Unidos está cediendo soberanía a gobiernos extranjeros», declaró Gus Bilirakis, congresista republicano por Florida.