La cultura española tiene un plan
La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, y la titular de Cultura, Ángeles González-Sinde, durante la presentación del Plan Nacional de Acción Cultural Exterior - EFE

La cultura española tiene un plan

Trinidad Jiménez y Ángeles González-Sinde presentan el nuevo Plan de Acción Cultural Exterior

MADRID Actualizado:

Ha sido un día de frases alrededor de la cultura y la proyección exterior de la marca España, frases llamativas, discursos con adorno para la puesta de largo de una de las más ansiadas operaciones de los últimos años, el nuevo Plan Cultural de Acción Exterior (PACE), que está llamado a ordenar el actual caos de instituciones, embajadas, ministerios y otras administraciones que, junto con las empresas creativas, organizan eventos y promocionan la cultura de nuestro país en todo el mundo. ¿Y quién ha puesto el orden? Con motivo de la presentación del PACE, las ministras de Asuntos Exteriores y Cultura, Trinidad Jiménez y Ángeles González-Sinde, respectivamente, hablaron en la sede del Instituto Cervantes. La noticia es importante porque el sector cultural vive la crisis de manera especialmente dura y los recortes alejan el dinero público de las industrias culturales. Pero además de la cultura, el acto ha tenido una evidente carga política en un momento crítico del final de la legislatura.

«Arma de construcción masiva»

Al abrir el acto, al que acudieron responsables de las instituciones culturales de cabecera, así como conocidos nombres de la cultura, Carmen Caffarel, directora de la entidad que enseña español en el extranjero (y pronto en Gibraltar, como publicaba hoy ABC) dijo que con el PACE «no sumamos, sino que multiplicamos el efecto de la acción cultura colaborando entre todos». Ángeles González-Sinde aseguró que «la cultura es una arma de construcción masiva» y ahora actúa «con una sola voz y una sola estrategia» que impulsará la «internacionalización de las industrias culturales y creativas de España, que suponen casi el 4 por ciento del PIB y 800.000 puestos de trabajo».

Por su parte, Trinidad Jiménez aseguró que «la cultura española está en la vanguardia tanto en cine, literatura, la alta cocina... Y da una imagen de país moderno, dinámico y diverso». En opinión de la ministra de Exteriores, las cifras de la cultura «pueden ir mucho más allá gracias a este plan, con una potencialidad enorme».

Jiménez afirmó que la coordinación de los órganos del Estado y la sociedad civil y las empresas culturales son la parte fundamental de esta nueva estrategia que además ha consultado a cada sector sus necesidades en cuanto a estrategias regionales y específicas. El PACE «nos da un criterio claro sobre el papel de cada uno de los actores de la cultura y orientación sobre la mejor manera de ejercerlo». Para pilotar esta nueva coordinación, el PACE crea un Consejo de Acción Cultural Exterior y un Foro Consultivo.

Convenio de 2009

El PACE, que nació en 2009 fruto de un convenio, lo desarrollarán Exteriores y Cultura en coordinación con el Cervantes y Acción

Cultural Española, cuyas directoras, Carmen Caffarel y Charo Otegui, respectivamente, también han asistido al acto. La ministra de Exteriores ha citado los cuatro ejes en los que se sustenta el proyecto: la promoción del patrimonio artístico ycultural, la internacionalización de las industrias culturales, el impulso a la cooperacióncultural como elemento clave de la cooperación al desarrollo y los proyectos singulares a los que permanece abierto el gobierno.

El PACE no cuenta con una partida presupuestaria propia, contará con proyectos sectoriales, de los se encargará Cultura, y estrategias regionales, bajo la dirección de Exteriores. En las estrategias regionales se dará prioridad a las acciones en Europa, Estados Unidos, Iberoamérica y los países del Mediterráneo, y se fomentará la presencia en regiones que ofrecen grandes expectativas para la lengua y cultura española, como Asia y África subsahariana. A estas dos estrategias, que deberán quedar aprobadas a lo largo de 2011, se suma al PACE la promoción del español a través de las actuaciones del Instituto Cervantes y la colaboración del Ministerio de Educación, y la creación de un Consejo Acción Cultural Exterior.