Montaje de Vox publicado en Twitter
Montaje de Vox publicado en Twitter

Viggo Mortensen estalla contra Vox por usar a su personaje de «El Señor de los Anillos»

El actor considera «ridículo» que se utilizaran a Aragorn, «un estadista políglota que aboga por el conocimiento y la inclusión de las diversas razas, costumbres y lenguas de la Tierra Media, para legitimar a un grupo político antiinmigrante, antifeminista e islamófobo»

Actualizado:

El tuit con el que el pasado 28-A animaba Vox a sus votantes no cesa de crear polémica. La formación liderada por Santiago Abascal arrancaba la jornada electoral en la red social con un montaje basado en una escena de «El Señor de los Anillos».

En la imagen, tomada de la película «El retorno del rey» aparecía Aragorn, el personaje interpretado por Viggo Mortensen, blandiendo una espada. Sin embargo, sobre el ejército de orcos contra el que el protagonista tiene que batirse en el filme aparecen sobreimpresionadas medios de comunicación como El País, la Cadena Ser o La Sexta, o colectivos LGTBI, la estelada independentista o la bandera republicana. Acompañaba al montaje el texto «¡Que comience la batalla! #PorEspaña».

Entre los miles de tuits de respuesta, destacaba el que se realizaba desde la cuenta oficial de Warner Bros España: «Sabemos que El Señor de los Anillos tiene muchos fans, pero Warner Bros no ha autorizado el uso de nuestra propiedad intelectual para ninguna campaña política», escribieron.

Ahora es el propio Viggo Mortensen el que se queja formalmente del partido político por usar su personaje en la citada imagen. En un breve texto, el actor les tacha de «ignorantes» por pensar que «promover la campaña electoral de un partido xenófobo de ultraderecha como Vox sería una buena idea».

En primer lugar, Mortenssen le reprocha que, a causa de esa imagen, el actor queda vinculado a la formación liderada por Abascal, algo que considera «ridículo» y «absurdo» cuando él es «una persona interesada en la rica variedad de culturas e idiomas que existen en España y en el mundo».

Poco después, en la carta publicada en El País, vuelve a calificar de «ridículo» que se use el personaje de Aragorn «un estadista políglota que aboga por el conocimiento y la inclusión de las diversas razas, costumbres y lenguas de la Tierra Media, para legitimar a un grupo político antiinmigrante, antifeminista e islamófobo».