La periodista Victoria Prego, premio Luca de Tena - JAIME GARCÍA
Premio Luca de Tena

Victoria Prego: «Formo parte de una generación privilegiada de periodistas»

Reproducimos el discurso íntegro de la presidenta de la Asociación de la Prensa, premio Luca de Tena

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Majestades, presidenta del Congreso, presidente del Tribunal Constitucional, vicepresidenta del Gobierno, ministros, presidenta de ABC, presidente de Vocento, queridos amigos:

Les aseguro que este Premio Luca de Tena que ABC ha tenido a bien otorgarme tiene para mí un valor especialísimo, que voy a explicar.

Este Grupo Vocento será siempre para mí lo que ha sido desde mi infancia mi adolescencia y los comienzos de mi juventud: será ABC, Prensa Española, será Serrano 61, Torcuato Luca de Tena, Guillermo Luca de Tena, será Luis Calvo, Alfredo Marqueríe, Andrés Fagalde…

Esos nombres son nombres que están en mi memoria y forman parte de un tramo importante de mi biografía. Y eso es porque mi padre, Adolfo Prego, periodista y dramaturgo, crítico de teatro en ABC, dedicó muchos años de su vida a trabajar en esta Casa. Por eso, en nombre de mi padre y en el mío, os doy muy profundamente las gracias por este premio. Porque estoy segura que, allá donde esté, él se sentirá encantado de ver como su Casa honra a su hija.

Dicho esto tengo que añadir que pertenezco a una generación privilegiada de periodistas que ha ejercido su profesión en el centro mismo del periodo más brillante y más honroso de la Historia contemporánea de España. Éramos jóvenes, fuertes y sabíamos que el futuro era nuestro. Y así, asistimos a la desaparición del franquismo y presenciamos, y contamos, el nacimiento de la democracia; vivimos en directo, y relatamos, la reconciliación de las dos Españas, unidas por fin en una sola cuando asistimos en julio de 1977 a la solemne sesión de apertura de aquellas primeras Cortes democráticas.

Vivimos, y contamos también, el reconocimiento por las leyes españolas de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Y por si eso fuera poco, tuvimos el respeto y la consideración de los ciudadanos, que nos otorgaban un crédito que ahora escatiman a los periodistas de hoy.

Yo formo parte de esa generación y por eso digo que soy una privilegiada.

Por eso y porque, en la recta final de mi camino profesional, esta Casa, la Casa de mi padre, me distingue por haber hecho lo que no sabría nunca dejar de hacer: periodismo; sólo periodismo.

¿Quién podría pedir más?

Muchísimas gracias