Horacio Vázquez-Rial, ayer en la Casa de América. Javier Prieto

Vázquez-Rial: «En la Argentina no hay una clase dirigente, hay una mafia»

«En la Argentina no hay una clase dirigente, lo que hay es una mafia» (Horacio Vázquez-Rial». «Argentina está viviendo su 98» (Fernando R. Lafuente). El escritor y el director de ABC Cultural analizaron ayer, en la Casa de América, la crisis en torno a «El enigma argentino», del que es autor Vázquez-Rial

ANTONIO ASTORGA
Actualizado:

MADRID. Horacio Vázquez Rial, profundo conocedor de la realidad argentina, analiza para ABC desde diciembre, en brillantes artículos, la crisis que asfixia al país hermano. Estaban destinados a ser el germen de un libro -«El enigma argentino (descifrado para españoles)» (Ediciones B), que principia con una consideración escalofriante: «La Argentina puede desaparecer en cualquier momento. Porque está dividida en áreas económicas interiores más vinculadas a Brasil y a Chile que a Buenos Aires, como en el caso del noroeste, donde la rica Tucumán exporta sus cítricos por el Pacífico». Borges ya predijo: «Nosotros descendemos de los barcos». Y esos barcos se pueden ir... Como recordaba Fernando R. Lafuente, los aviones hoy vuelan hacia Argentina vacíos y retornan repletos; en 1930, los barcos iban llenos y volvían vacíos. ¿Qué es lo que está pasando? «Ha habido una suspensión de los elementos básicos del capitalismo -como el derecho a la propiedad-, y esto mismo dio origen, por ejemplo, a la guerra civil norteamericana», explica. Pero, ¿cómo se llega a la catastrófica situación actual? «Primero, de 1945 a 1955, cuando Perón se va, no queda ni un solo lingote de oro. La nación está bajo cero. El proceso culmina con la dictadura militar, que inicia el vaciamiento del país y la corrupción». Y la degradación. Y la pobreza. En la Buenos Aires del alma de Horacio hay zonas donde malviven tres generaciones de desempleados. Hay seres humanos que jamás se han calzado unos zapatos. «En la Argentina hay una Guatemala viviendo».

Regenerar la clase política

¿Qué se puede hacer ante este panorama desolador y desalentador? El escritor propone la regeneración de la clase política: «Hay que inventarse una nueva una trama social, una clase política «y no sería la primera vez», matiza. «En la Argentina no hay una clase dirigente, lo que hay es una mafia constitutida tras la dictadura y engordada por Menem».

El director de ABC Cultural, Fernando R. Lafuente sostiene que a Argentina le ha llegado su 98: «De ahí el interés por buscar la identidad, por descubrir quiénes son y quiénes somos». Y citó los dos libros de éxito ahora en Argentina -«Argentinos», del antiguo director de «Página 12», Jorge Lanata, y «¿Qué es Argentina?», del escritor Martín Caparrós-, así como la recuperación de un estudio publicado en 1991 por el profesor Shunway, «La invención de Argentina», traducido por César Aira. La nación está enredada en un fabuloso marasmo moral: «Hay una crisis de identidad nacional y hay una terrorífica crisis económica». En Argentina, a su juicio, las minorías económicas han traicionado, a lo largo de la Historia, las extraordinarias expectativas de bienestar económico que se apuntaban al principio del siglo XX. Fernando R. Lafuente, que se refirió en todo momento al capitalismo liberal frente al término «economía de mercado», del gusto de los socialdemócratas, considera que las empresas españolas han jugado un papel esencial en la prestación de servicios a los ciudadanos argentinos. Han creado riqueza y bienestar. «Los problemas, concluyó, no han venido por las empresas sino por la clase política argentina».