El Titanic en el puerto de Southampton
El Titanic en el puerto de Southampton - ABC

Varios museos británicos lanzan una campaña para hacerse con los tesoros hundidos del Titanic

Las intituciones están tratando de reunir unos 20 millones de dólares para adquirir una colección conformada por más de 5.500 objetos rescatados del buque hundido

Actualizado:

Hay hechos que, a pesar del paso de los años, siguen despertando el mismo interés del primer día. Un buen ejemplo de esto es el de el Titanic, el archiconocido navío hundido en el Atlántico a principios del siglo pasado. Ahora varios museos británicos han lanzado una campaña destinada a recaudar 20 millones de dólares. Una suma que permitiría adquirir una colección conformada por 5.500 objetos rescatados de las entrañas del navío. Entre estos se encuetran desde partes del barco (adornos de los salones de primera clase y muebles como sillas, camas, claraboyas y ventanas) hasta anillos, pendientes o zapatos.

Hasta el momento la colección, que ha recibido el nombre por parte de la prensa británica de «El tesoro del Titanic», está en propiedad de la compañía estadounidense Premier Exhibitions; una empresa que acaba de declararse en banca rota. De este modo, la adquisición de los objetos rescatados por parte del grupo de museos -entre los que se encuentran los Museos Reales de Greenwich (Reino Unido), los Museos Nacionales de Irlanda del Norte, la Fundación Titanic y el centro Titanic de Belfast- garantizaría que estos continuarían siendo expuestos.

Como explicó ayer ABC, esta campaña cuenta con la colaboración del cineasta James Cameron, quien llevó al cine la historia del buque hundido. Una película que forma parte de la historia del cine y que logró alzarse con 11 premios Óscar en 1998. «El hundimiento del Titanic fue un momento devastador en la historia», dijo el director en un vídeo que grabó a favor del proyecto. Cameron también hizo hincapié en que esta es «una oportunidad única para honrar a los 1.503 pasajeros que murieron».

La campaña también cuenta con el apoyo del oceanógrafo Robert Ballard, quien encontró los restos del buque en el año 1958.«Esta oferta es la única opción viable para conservar la colección íntegra del Titanic», asegura el científico.