Umbral y Hierro, dos Cervantes, Ernesto Agudo

Umbral: «Las mujeres pasan de mí, pero no de mis libros»

MADRID. A. Astorga
Actualizado:

Francisco Umbral presentó ayer su libro «Un ser de lejanías» y a Belén Gopegui, de quien salió en defensa y de su libro «Lo real», una escritora a la que le viene siguiendo la pista y que le fascinó porque ha hecho una novela sobre el dinero, una pieza «balzaquiana», cuando aquí «sólo se hacen novelas sobre la Guerra Civil o sobre sexo». Umbral criticó al crítico y arremetió contra quien ha clasificado a Gopegui como «escritora norteamericana o rusa». «Eso es hacer chistes malos, como los que hace una banda por ahí en los arrabales del olvido y del fracaso», denunció. «Mientras la crítica vaya así... Dirán barbaridades de Belén, la machacarán, pero seguirá siendo una gran escritora. No le han hecho despliegues como a otros pero ¡Qué más da! De igual modo, Cervantes podría haber sido portugués. También han dicho de mí que si mi anterior libro es una falsa memoria o falsa autobiografía. ¡¡Da lo mismo!!... La literatura que triunfa hoy es esa que nos enseña que en Madrid hay bares de ambiente, que están abiertos toda la noche y que la gente se lo pasa muy bien. Lo siento, pero “Un ser de lejanías” no es precisamente un libro de Lucía Etxebarría», se disculpó. Y elogió a la joven editora —Ana Datri— que «jugándose el cuello» apostó por «Un ser de lejanías». Lo que demuestra que aunque las mujeres pasen de él, «no pasan de mis libros». Su diario íntimo, glosado por J. A. Marina, parte de la soledad, del escepticismo y en él emerge el pensador. Aquí Umbral recordó cómo le definió su maestro Miguel Delibes cuando le dieron el Cervantes: «Umbral escribe muy bien y dice muchas cosas». Uno, dice el autor de «Mortal y rosa», «piensa sobre las cosas y lo que se me ocurre será de segundo grado, pero más o menos original». Umbral, emocionado, homenajeó a su amigo José Hierro, que le arropaba, al confesar que «sin su poesía no habría hecho esta prosa».

«ESPERO NO ABURRIR A LOS REYES»

Por último, el maestro desveló algunas de las claves de su discurso Cervantes del próximo lunes. Partirá del diario filosófico de Voltaire —«Yo, como Don Quijote, me invento pasiones para ejercitarlas»— y subrayará que «España se ha inventado pasiones para ejercitarse; más que por intereses o por ambiciones, se ha movido por pasiones. Con este “pregón” —concluyó— espero satisfacer al público y no aburrir a los Reyes».