Tres mitos del fútbol, de cañas por Madrid

Tres mitos del fútbol, de cañas por Madrid

Annie Leibovitz retrató el martes a Pelé, Maradona y Zidane en dos cervecerías del centro de la capital

NATIVIDAD PULIDO | MADRID
Actualizado:

El martes saltó la noticia de que la todopoderosa Annie Leibovitz, que pasa por serios apuros financieros -a pesar de ser una de las fotógrafas más cotizadas y mejor pagadas del mundo-, había cerrado un acuerdo para renegociar su millonaria deuda con una firma de capital de riesgo, Colony Capital, como publicó ayer ABC. Lo que no podíamos imaginar es que ese mismo día la Leibovitz estaba muy cerca, en Madrid, haciendo su última campaña publicitaria para Vuitton, firma con la que colabora desde hace unos años, y que verá la luz con motivo del Mundial de Fútbol de Suráfrica.

Según ha podido saber ABC, la fotógrafa de las estrellas -es ya tan célebre como sus célebres modelos- ha escogido para la nueva publicidad del emporio de lujo a la «Santísima Trinidad» del fútbol: Pelé, Maradona y Zidane. Sólo Annie Leibovitz parece capaz de reunir ante su objetivo a estos tres superhéroes del balón. Eso sí, posaron por separado: por la mañana, Pelé y Zidane; por la tarde, Maradona, que llegó con bastante retraso. La cita era a las tres y llegó a las siete y media. Es conocido el enfrentamiento y la rivalidad entre Pelé y Maradona.

¿Y dónde fue la cita? Pues nada menos en el castizo barrio de Maravillas. Y, concretamente, en la calle Manuela Malasaña. Leibovitz es famosa, además de por la calidad de sus imágenes y sus famosísimos modelos, por sus cuidadísimas puestas en escena. En esta ocasión, se le ocurrió llevar de cañas a estas leyendas del fútbol. Dos fueron los lugares escogidos para inmortalizar esta histórica cita, ambos en la calle Manuela Malasaña: el pub irlandés Molly Malone´s y la cervecería Casa Maravillas (en los números 11 y 13, respectivamente). El catering se sirvió en la coctelería Ave Fénix, en el número 20 de la misma calle. Además, había tres suites reservadas en el vecino Hotel Ibis Madrid (M. Malasaña, 3) para que pudieran descansar las estrellas entre toma y toma.

«Top secret»

En realidad, no fue tan fácil localizar los escenarios de su última campaña para Vuitton, pues suele haber un gran mutismo en torno a los trabajos de Leibovitz. Es «top secret» dónde y a quién fotografía. Sólo teníamos una pista: el café Maravillas. Nos ponemos manos a la obra, cual detectives: ni rastro de ese café en información de Telefónica, ni en Google... Un par de taxistas buscan en su GPS. Tampoco hay suerte. Intentamos ver si se trata de la antigua Sala Maravillas, hoy el Nasti Club, en la calle San Vicente Ferrer. Está cerrado a cal y canto. Husmeamos a través del cristal. Un responsable nos dice con tristeza que ya le gustaría, pero que Annie Leibovitz no ha pasado por allí.

Vuelta a empezar. Nos dirigimos al Teatro Maravillas. Tan sólo están abiertas las taquillas. Representan «Arte». Preguntamos... Tampoco ha estado allí la esquiva fotógrafa. Pero, cuando estamos a punto de darnos por vencidos, tras dar un paseo por el barrio, aparece ante nuestros ojos la cervecería Casa Maravillas. No parecía mala idea ahogar la frustración de la búsqueda con una buena caña ...y ¡Bingo! Annie Leibovitz sí estuvo allí y en muy buena compañía. Lunes y martes cerró esta cervecería sus puertas. El lunes, porque aterrizaron Leibovitz y todo su equipo de producción -un batallón, nos cuentan- para estudiar el lugar, el encuadre, la luz... Se ensayó todo al milímetro con dobles. No hay lugar para la improvisación en las cuidadas imágenes de la diva. El martes aparecieron por allí Pelé y Zidane, primero, y Maradona, después, para ser fotografiados en una sola sesión. Fueron necesarios tres dobles para los planos en los que alguno de ellos no estaba presente, además de unos extras que salen en el «spot» pidiéndole autógrafos a Pelé. En la campaña los veremos juntos, tomando cañas como viejos amigos, charlando de fútbol -por qué no del encuentro que 24 horas después iba a enfrentar a Real Madrid y Olympique de Lyon en el Bernabéu-, junto a bolsos y maletas de Vuitton. Nos cuentan que, al terminar la sesión fotográfica, los tres astros del balón se marcharon. Leibovitz se quedó a tomar unas cervezas.

No fue el único escenario utilizado en esta campaña publicitaria. Este trío de oro también posó para Annie Leibovitz el martes en otro local cercano al anterior (apenas los separa una calle): se trata del Molly Malone´s, otro clásico de la capital, en este caso un típico pub irlandés, donde se grabaron tomas de vídeo, quizá para cine y TV. Al parecer, el «spot» concluye con los tres mirando a cámara diciendo: «¿Y tú dónde estabas en el último Mundial de Fútbol?»

Leibovitz y España

Pero no ha sido éste el primer contacto de Annie Leibovitz con nuestro país. En una entrevista concedida a ABC en junio del año pasado, con motivo de una retrospectiva de su trabajo en la Sala Alcalá 31 de Madrid, nos contaba que había visitado en varias ocasiones España; había estado con Penélope Cruz, Pedro Almodóvar... Aquí hizo un reportaje sobre Manolete para «Vogue» con Penélope Cruz y Cayetano Rivera Ordóñez. Y, aun sin saber que en Barcelona habría meses después una batalla contra el mundo de los toros, ella lo defendía: «Cualquier cosa que nazca de la tradición tiene derecho a sobrevivir. Hay una tradición y es muy bella».