La Torre Agbar se convierte en el séptimo edificio más alto de España

EFE/barcelona
Actualizado:

La Torre Agbar, la nueva sede de la compañía Aguas de Barcelona inaugurada hoy, comparte con la Torre de Madrid (142 metros) el séptimo lugar de la lista de edificios más altos de España, que continúa encabezada por Torrespaña (Madrid), un inmueble de 231 metros construido en 1982.

El rascacielos catalán, diseñado por el francés Jean Nouvel en colaboración con la firma de arquitectos b720, es el tercer edificio más alto de Barcelona, después del hotel Arts y la Torre Mapfre, levantados con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992.

Precisamente, estos dos últimos edificios comparten, con 154 metros de altura cada uno, el cuarto y el quinto lugar en la clasificación de los rascacielos españoles.

Tras ellos se sitúan la Torre Neguri Gane de Benidorm, construida en 2002, con 145 metros de altura y 40 pisos. La primera posición sigue siendo para Torrespaña, ubicada en Madrid y de 231 metros de altura, seguido del Gran Hotel Bali de Benidorm, construido en 2002 con 186 metros de altura y 52 pisos, y la Torre Picasso de Madrid, levantada en 1989 con 157 metros y 43 pisos.

Si bien la construcción de la Torre Agbar no ha modificado los primeros puestos de la lista, sí que se ha convertido en el rascacielos más novedoso tanto por su forma cilíndrica y su planta ovoide rematada por una cúpula, como por su sistema de iluminación, ya que, durante el día, los tonos azul y rojo de su revestimiento se modifican en función de la luz solar y por la noche puede proyectar combinaciones de 16 millones de colores.

Madrid, Benidorm y Barcelona concentran los mayores rascacielos levantados en España ya que, en la clasificación de los 22 edificios más altos, sólo figuran tres inmuebles construidos en otras ciudades: la Torre de Santa Cruz, en Santa Cruz de Tenerife y de 120 metros de altura; la Torre Costa Rica de La Coruña, de 119 metros; y la Torre de Francia, en Valencia, de 115 metros.

Madrid acoge nueve rascacielos, el más alto de 231 metros y el más bajo de 110; Benidorm cinco de entre 186 y 110 metros y Barcelona otros cinco de entre 154 y 110 metros de altura.

El rascacielos de mayor antigüedad es el Edificio España, levantado en Madrid con 117 metros en 1953, mientras que la Torre Agbar y la Torre de Santa Cruz, finalizadas en 2005 y 2004, respectivamente, son las incorporaciones más recientes a la clasificación.

Desde los años veinte, la carrera por llegar más cerca del cielo no ha parado y hoy Nueva York, Hong Kong y Chicago son las tres ciudades con mayor concentración de edificios altos en el mundo; pero es Kuala Lumpur, en Malasia, la que posee el título de tener los rascacielos más altos del planeta: las Torres Petronas, con 452 metros de altura.

La CN Tower en Toronto, Canadá, se erigió en 1975 como la construcción más alta de la tierra, con 553 metros de altura, pero, al no ser un edificio de viviendas u oficinas sino una torre de telecomunicaciones, no es considerada como tal