Tiranía y rebelión
Un momento de «Fuenteovejuna», que se representa en los Teatros del Canal /JULIÁN DE DOMINGO

Tiranía y rebelión

POR JULIO BRAVO |
MADRID Actualizado:

«¿Quién mató al Comendador? Fuenteovejuna, Señor». Pocas frases hay tan populares en el teatro español como este diálogo escrito por Lope de Vega para «Fuenteovejuna», uno de los textos fundamentales de la historia del teatro español. El dramaturgo madrileño se inspiró para su drama, escrito en 1612, en los hechos que ocurrieron en la localidad cordobesa de Fuente Obejuna durante la época de los Reyes Católicos.

A «Fuenteovejuna» se han acercado creadores muy distintos, y son muchas y muy variadas las miradas sobre una obra que es el relato de una rebelión contra la tiranía. Antonio Gades, que firmó una maravillosa adaptación coreográfica, se confesaba atrapado por el «grito de solidaridad» que es «Fuenteovejuna». En los Teatros del Canal se estrenó ayer una versión dirigida por el británico Laurence Boswell y con un reparto que incluye a actores como Gerardo Malla, Alberto Jiménez, Lidia Otón, Roberto Mori, Cristóbal Suárez, Mario Vedoya, Paco Luque, Óscar Zafra o Emilio Buale. La compañía Rakatá Teatro, que ya montara «El perro del hortelano» con el mismo director, firma la producción.

Laurence Boswell es el mejor embajador del teatro clásico español ante la corte de Shakespeare. Gracias a su impulso la Royal Shakespeare Company creó un ciclo titulado Spanish Golden Age, con cuatro obras de nuestro Siglo de Oro, que se pudo ver en el Teatro Español hace unos años. Antes ya había firmado varios montajes de obras de nuestro Siglo de Oro. «Los autores españoles, aun siendo poetas -ha dicho-, contaban historias de argumentos increíblemente elaborados con una teatralidad muy barroca. No están enraizados en una realidad social determinada, sino que tienen que ver más con los dramas esenciales del ser humano. Y por eso pueden ser fácilmente comprendidos por cualquier público».

Boswell ha contado con la escenografía de Jeremy Herbert (con el que ya trabajó en «El perro del hortelano»), el vestuario de Catriona Macphee y la iluminación de Chahine Yabrodan.