«Tengo de todo»

«Tengo de todo»

CARMEN ANIORTE | MADRID
Actualizado:

Tras quince temporadas en antena, el «Grand Prix» se ha convertido -desde el punto de vista televisivo- en el programa símbolo del verano. Delante de las cámaras, Bertín Osborne, al que le acompaña desde el año pasado Natalia Rodríguez. La presentadora asegura que trabajar con el cantante «está siendo una experiencia inolvidable. Es un profesional como la copa de un pino y en cada momento que estoy con él aprendo un montón».

Natalia se dio a conocer al gran público en la primera edición de «Operación Triunfo». Con tan sólo 18 años, se convirtió en la benjamina de aquella, como ella misma afirma, «irrepetible ocasión». Allí compartió escenario con Rosa López, Nuria Fergó, David Bisbal, David Bustamante, Chenoa, Manu Tenorio, Gisela, Álex y Naín Thomas, entre otros.

Nacida en Sanlúcar de Barrameda, esta gaditana ha lanzado cinco álbumes al mercado discográfico y ha ofrecido más de 300 conciertos. «Este verano descanso, pero no bajo la guardia, ya que me voy a dedicar a componer y a preparar con tranquilidad mi próximo trabajo. Quiero que éste sea especial. He llegado a un momento en mi vida en el que es mejor parar un poquillo para hacer las cosas bien y como yo quiero. Las prisas no son buenas para nada». Por ello, también hace un hueco en su agenda para el descanso estival (el destino, cómo no, es la playa) y para disfrutar de la compañía de los suyos.

Al margen de la música y sus trabajos como presentadora televisiva, Natalia ha hecho también sus pinitos como actriz. Participó en la película «Arde la calle» (2005) de Ismael Morillo, y se ha adentrado en el doblaje de dos filmes de animación: «Nocturna» y «El arca de Noe».

Gran amor

Los animales son otra de sus grandes pasiones («Siento un gran amor por ellos y mucho respeto», asegura). A la pregunta de qué tiene en casa, responde de forma contundente: «Tengo de todo». Después, Natalia Rodríguez aclara que en este momento tiene un trío de mastines de entre tres y cuatro años de edad. «Son inmensos y, como yo soy chiquitilla, cuando están a mi lado parecen ponys», bromea la presentadora, y añade lo que menos le gusta de ellos: «Los nombres que les puso mi padre: Pastor, Pastora y Palomo».

Se da la circunstancia de que dos de estas mascotas han sido «papás» de cuatro hermosos cachorros: «Son una preciosidad, parecen inmensas bolitas de pelo», asevera Natalia. Además de perros, hay canarios, una tarántula («que murió de vieja») e incluso una serpiente pitón. Desde estas líneas quiere denunciar el robo de un loro: «Era una auténtica delicia. Salió en un reportaje que me hicieron por televisión y a los pocos días desapareció misteriosamente».

En esta pequeña arca de Noé que tiene Natalia en su casa gaditana también se encuentra Bárbara, una yegua con la que da grandes paseos «cuando el tiempo me lo permite». Comenta que ha tenido más de veinte dálmatas... «Como la película de Walt Disney».