Superhéroes en un mundo virtual

J. F. ALONSO | MADRID
Actualizado:

Ya se sabe que la vida es juego, también en internet, donde los mundos virtuales crecen y se multiplican cada día con nuevas aplicaciones y anzuelos. Más allá de Second Life, el territorio más publicitado en los medios tradicionales, quizá por esa llamativa mezcla de irrealidad real, los grandes territorios virtuales están dominados por sofisticados videojuegos. Al frente de todos ellos está World of Warcraft, con diez millones de suscriptores activos, aunque se podrían citar otros muchos, enfocados a todos los públicos, incluidos los niños.

Ahora, en la cocina de los programadores está uno que promete dar que hablar, DC Universe Online: los personajes de DC Comics (Superman, Batman...) serán los protagonistas de un juego en cuyo diseño y trama participan dos de los grandes del sector, el guionista Geoff Johns (autor de «Linterna Verde», entre otros títulos) y el dibujante Jim Lee, un surcoreano que ha desarrollado toda su carrera en Estados Unidos y que ha dejado su huella en distintas etapas de los libros de Batman y Superman. Mano a mano, el resultado que obtengan estará en la PlayStation 3 y en los ordenadores quizá en el segundo trimestre de 2009. DC Comics (Detective Comics, en su origen) es una de las señas de identidad más destacadas, junto a la Marvel, de las novelas gráficas estadounidenses, fuente de incontables éxitos, sobre todo en su edad de oro, la década de los cuarenta.

En Gotham City y Metropolis

Ahora, esos mismos personajes se preparan para salvar vidas y haciendas en un entorno desconocido, internet, y, como gran novedad, rodeados de jugones adolescentes. Quienes se suscriban a DC Universe Online (dcuo.station.sony.com) no podrán «ser» Superman, por ejemplo, pero sí interactuar con los superhéroes en dos escenarios inmejorables, Gotham City y Metropolis. Podrán ser, tal vez, villanos que tengan que enfrentarse a la ley y el orden de los enmascarados. O buenas personas que les ayuden. O héroes anónimos que compitan con los clásicos.