El grupo de militares que recorrerán el camino español
El grupo de militares que recorrerán el camino español - Alberto M Flechoso

Siguiendo los pasos de los Tercios Españoles a través de Europa

Un grupo de 30 militares Españoles acompañados de varios civiles repiten a pie el «camino español», inaugurado por el Duque de Alba en 1567

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Durante la Guerra de Flandes España mantuvo abierto un largo corredor que atravesaba el corazón de Europa uniendo sus dominios del norte de Italia con los Países Bajos. Mil doscientos kilómetros por el que circularon sus invencibles tercios en una hazaña logística asombrosa por su audacia y ejecución. Un recorrido erizado de obstáculos geográficos y enemigos poderosos.

Tras la rebelión de las provincias de Flandes en 1568, entonces bajo la soberanía de Felipe II, el duque de Alba fue designado para restablecer el orden. El veterano militar diseñó un plan de avance por etapas para un ejército que debía embarcar en Barcelona, avituallarse en Italia y marchar de Milán al corazón de Europa.

Esta primera expedición, que permitió apagar la rebelión de Flandes, duró 56 días y fue seguida por otras muchas que llegaron a recorrer el camino en poco más de un mes. Durante 55 años fue la principal causa de que el Imperio español pudiera sostener una guerra, que no había hecho más que empezar, a 1.500 km de su corte y manteniendo un ejército que en algunos momentos sobrepasó los 80.000 soldados.

El Camino Español era posible gracias a dos de los pilares del Imperio: la maquinaria logística, donde algunos de los mejores ingenieros del imperio trabajaron en crear pasos de montaña, ensanchar los caminos y levantar puentes; y la preeminencia diplomática de la Monarquía Hispánica. Así, en su origen el trayecto recorría los Alpes por Saboya, transcurría por el Franco Condado, Lorena y Luxemburgo hasta llegar a Bruselas, donde los sucesivos gobernadores de Flandes esperaban ansiosos la llegada de tropas y dinero. Para este recorrido que bordeaba el Reino de Francia –frecuentemente enemistado con España– era necesaria la colaboración del Duque de Saboya, fiel aliado de Felipe II, y de los gobernantes del Ducado de Lorena, que se declaraban neutrales y permitían el paso de tropas siempre que tardaran menos de dos días.

Hoy, 450 años después de que el duque de Alba inaugurara la ruta, un grupo de 30 militares españoles acompañados por algunos civiles recorrerán parcialmente a pie el mismo camino con el objetivo de rememorar aquel hito que durante casi un siglo mantuvo abierto el que se denomino el Camino Español. Durante los próximos días, marcharán cerca de 300 kilómetros siguiendo los pasos de aquellos Tercios legendarios, atravesando la Alta Saboya, el Franco Condado y Lorena entre Francia y Suiza, para llegar finalmente a Bruselas.

El llamado «Camino Español 2017» finalizará el 23 de julio. Al día siguiente se celebrará un acto religioso en la localidad de Empel. También habrá una muestra de material y equipo de dotación, y los miembros de la expedición podrán vestirse en los trajes de la época.