Shakespeare, gran protagonista del XXIV Festival de Teatro de Almagro

Catorce títulos de autores extranjeros, y otros diez de autores españoles integran la programación del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, que en este año 2001 llega a su vigésimocuarta edición y que se celebrará en la correspondiente localidad manchega entre el 5 y el 29 de julio. Entre estos autores, hay uno que destaca sobre todos los demás: William Shakespeare.

MADRID. Pedro Manuel Víllora
Actualizado:

El dramaturgo inglés protagoniza esta edición del certamen de Almagro con varias obras: la adaptación que ha realizado Julio Salvatierra de su «Romeo»; la versión de «El mercader de Venecia» dirigida por Hansgünther Heymeque que pudo verse en el Teatro de la Abadía; un «Titus Andronicus», por la compañía vallisoletana Teatro Corsario; «Otelo. El moro» que presenta el Centro Andaluz de Teatro en versión de Luis García Montero y dirección de Emilio Hernández; «Las alegres comadres de Windsor» a cargo de Gustavo Tambascio con Francisco Maestre como protagonista, y «Dos amigos de Verona», dirigida por Carlos Marchena, con Lucía Quintana y Jacobo Dicenta.

Pero hay más que destacar en Almagro. Por ejemplo, la grata oportunidad de contemplar a Nati Mistral al frente de «La Dorotea», de Lope de Vega, que dirige Joaquín Vida, y la celebrada interpretación de Álvaro Lavín en el monólogo «Calisto». La Compañía Nacional de Teatro Clásico, una de las columnas fundamentales de la programación, acude con dos obras. Una, ya estrenada, es «El alcalde de Zalamea», que dirigiese Sergi Belbel; la otra es un Molière, «Don Juan o el festín de piedra», que cuenta con una escenificación del director de la Comèdie Française, Jean-Pierre Miquel. Por cierto que la Comèdie es la institución que el certamen ha escogido para recibir el Primer Premio Festival de Teatro de Almagro, que consiste en una escultura de Esperanza D´Ors. Según Luciano García Lorenzo, director del festival, «la Comèdie es la madre de todas las instituciones que se dedican al teatro clásico».

Otra institución prestigiosa que acude a Almagro es Teatroarte Cuticchio, una familia italiana con cuatro generaciones de dedicación al arte de los Pupi, con los que van a representar «El sitio de París». Italiano es también el Ensemble Vicenza, que recupera un Goldoni habitualmente postergado: «Dos mil y una noches o las metamorfosis de Arlequín». Y «Arlequino, servidor de dos patrones» es otro Goldoni dirigido por otro italiano, Carlo Boso, con la compañía española Teatro del Finikito.

En Almagro hay también sitio para las escuelas. Si la ESAD de Murcia presenta «Fuenteovejuna» en versión de Ángel Facio, la Real Escuela Superior de Arte Dramático propone una obra en la que colaboraron Antonio Hurtado de Mendoza y Francisco de Quevedo: «Los empeños del mentir», dirigida por Ignacio García. Ana Zamora, dirige la «Comedia llamada Metamorfosea», de Joaquín Romero de Cepeda, en versión de Yolanda Pallín y Eduardo Vasco. Este último es también el director de un delicioso Lope: «La fuerza lastimosa».

El Festival se completa con una producción venelozana de «La vida es sueño», un espectáculo de música de trovadores, un Molière («El atolondrado»), y un Tirso («El condenado por desconfiado»), entre otros.