Las pérdidas de policromía histórica del San Jorge antes del repintado y después - Patrimonio de Navarra / Vídeo: El San Jorge de Estella recobra su aspecto original

«Las sanciones no son proporcionales al daño causado en el San Jorge de Estella»

La restauradora Rocío Salas, vocal de ACRE, aplaude la intervención «seria» en la talla navarra, pero insiste en que la legislación actual es insuficiente para prevenir «atentados» como el que sufrió la pieza

Actualizado:

«Es una maravilla», valora Rocío Salas al contemplar de cerca cómo ha quedado el San Jorge de Estella tras la restauración que ha devuelto a la talla la dignidad perdida. Su admiración por el trabajo bien hecho resulta, sin embargo, agridulce. «Se ha hecho una intervención seria, rigurosa, lo que pasa es que la obra ha perdido parte del original (un 45% calculan los expertos en Navarra) que es irrecuperable y es una tristeza. Aunque el resultado es magnífico, aún podría haber sido mucho mejor si no se hubiera tocado» por manos inexpertas, se lamenta la restauradora y vocal de Relaciones Institucionales de la Asociación Profesional de Conservadores Restauradores de España (ACRE).

Salas cree que la reacción de la opinión pública ante el San Jorge ha sido muy distinta a la que siguió al repintado de Borja porque «el Ecce Homo fue tan divertido, tan chusco, que casi animó a la gente y no hubo consecuencias» mientras que en este caso se ha tomado «mucho más en serio lo que para los restauradores es un atentado».

El rostro del San Jorge repintado, limpio y restaurado
El rostro del San Jorge repintado, limpio y restaurado - Patrimonio de Navarra

«La enseñanza de todo esto tiene que ser que nunca más vuelva a pasar, que pongamos los medios porque no se puede dejar a la equivocación de un párroco o de una feligresa con buena intención», continúa la vocal de ACRE, que pide «una legislación que impida todo esto» porque la actual, considera, «es insuficiente y hay que mejorarla».

Salas subraya que actualmente no existe una regulación de la profesión del conservador restaurador que impida el intrusismo. «Es como si todavía hoy pudiera ejercer la medicina un aficionado con buena intención», ejemplifica.

En blanco, las zonas dañadas
En blanco, las zonas dañadas - Patrimonio de Navarra

Y las sanciones a quienes cometen esos «atentados» como el del San Jorge «no son proporcionales al daño causado». A su juicio, deberían ser mayores para ser efectivas porque si las sanciones se quedan demasiado cortas, no impiden que otras personas lo vuelvan a intentar.

«La legislación falla en los dos sentidos, en regular la profesión para que sea competencia exclusiva de los restauradores conservadores y en que las sanciones sean lo suficientemente contundentes como para que nadie se atreva a volver a hacerlo».