Sánchez Ron subraya la humanidad de Laín en su homenaje

R. M. E. MADRID
Actualizado:

José Manuel Sánchez Ron, catedrático de Historia de la Ciencia de la Universidad Autónoma de Madrid, abrió ayer el ciclo de conferencias en homenaje a Pedro Laín Entralgo en torno a la «Historia, ciencia y vida en la obra de Laín», que organizan las Fundaciones BBVA y Zubiri. Señaló que al igual que él mismo dijo de Marañón, podemos decir de él, utilizando la expresión de Cicerón: «Pedro Laín, Homo humanus. Nada de lo humano le fue ajeno». En este sentido, hizo referencia a unas palabras que escribió el propio Laín sobre Unamuno, al que consideró siempre su maestro: «Maestro mío fue y sigue siendo don Miguel por el más hondo y constante de sus afanes como pensador: poner su pensamiento al servicio de la concreta y viviente realidad del hombre».

Destacó Sánchez Ron que para él, «la historia era un instrumento, algo que servía para una función mucho más ambiciosa y general, una función en la que desde luego los seres humanos desempeñaban siempre el papel fundamental. La historia de la medicina o de lo que fuese era para él un encuentro con los demás. Un encuentro con «el otro» o con «los otros», que, además, sirviese para hacer mejor sus vidas y las del conjunto de la sociedad (la española en primer lugar y la de la humanidad si acaso luego), a través de la medicina, la política o la filosofía».