Rosa Clará
Rosa Clará - ABC
España, camisa blanca

Rosa Clará: «Si una mujer quiere llegar, llega»

Es la creadora y propietaria del segundo grupo español y el tercero del mundo en el sector nupcial

«En España no se protege a los que crean trabajo. Yo pago 600 nóminas, Nadie me ha reconocido nada»

Actualizado:

No me creo que le guste la vacación.

Mi vida la marca el orden. Yo hoy ya sé qué haré cada día del año que viene.

¿No es aburrido?

No me gusta improvisar ni me gustan las sorpresas.

¿Y en Ibiza no se le ocurre nada?

Yo cuando llego a Ibiza ya tengo mi trabajo hecho. Si veo algo que interesa tomo una foto y la mando a mi equipo para que lo desarrollen.

El calor mata.

El calor colapsa la inteligencia. Para trabajar necesito el frío.

La política estorba a los empresarios.

Nosotros pretendemos ser una empresa muy global sin barreras de ninguna clase. Somos globales en la mentalidad y en los hechos.

Luego está el mito de la formación, el mito de que los jóvenes han de formarse. Se triunfa -Cocó Chanel lo dice- con lo que no se aprende.

Importa la intuición, el talento y el esfuerzo. El esfuerzo sin talento es inútil y el talento sin esfuerzo no florece.

El éxito penaliza en España.

A mi el éxito no me ha penalizado pero nadie me ha reconocido nada. La verdad es que no lo entiendo demasiado. Muchos empresarios españoles somos referentes en el mundo. Quizá nos tendrían que haber ayudado un poco. No tanto por nosotros como por el bien de la economía española.

Rafael Cidoncha dice que Francia cuida mejor de sus artistas, de sus artesanos y de sus empresarios, y que en ello consiste su patriotismo, su grandeur.

Francia se vende muy bien. Francia e Italia. La mayor parre del aceite italiano es de origen andaluz, y mira cómo presumen de aceite italiano. España esto no ha sabido hacerlo.

El blanco es el color del verano.

El blanco es sobre todo el color de las bodas, porque un vestido blanco y largo es lo que más realza a una mujer.

El blanco en la boda significa pureza. Casarse por lo civil es celebrar una victoria que no se ha producido.

Cada vez hay más enlaces civiles y menos religiosos.

Bueno, sí, claro, y cada vez hay más tatuajes. Pero casarse de blanco cuando has pasado por la tropa es un poco un fraude.

Casarse de blanco es una tradición. Las tradiciones son valiosas. Hay mucha gente que celebra la Navidad y no cree en Dios.

Otra cosa que también hace mucha gente es ser feminista.

La lucha feminista fue importante en el pasado y es justo reconocerlo. Pero yo creo que hoy ya no se contratan hombres o mujeres, sino personas válidas. No creo que el feminismo sea el debate de las generaciones futuras.

¿A usted ser empresaria le ha costado más por ser mujer?

Nunca me he encontrado con ninguna discriminación ni personal ni profesional. Pero sí que es verdad que las mujeres podemos ser menos ociosas que los hombres. Cuando mi hijo era pequeño yo sabía que no podía perder el tiempo en una reunión inútil, porque tenía que acabar mi trabajo para llegar a casa y poder ocuparme de él.

Me cae bien porque no se queja. No soporto a los quejicas.

Si una mujer quiere llegar, llega. Igual que un hombre.

Ser madre, ser empresaria.

Para mí lo más importante de mi vida ha sido ser madre. Y ser madre de un hijo como el mío. La gran diferencia entre hombres y mujeres es la maternidad. Por inteligentes y geniales que seáis, nunca podréis ser madre, dar vida. Ser madre es la cumbre de la Humanidad.

Ser empresaria es muy difícil.

Lo es, y no nos protege nadie. En España no se protege a los que crean puestos de trabajo. Yo pago 600 nóminas. Hoy hay que ser muy valiente para ser empresario en nuestro país, y no tendría que ser así. Sin empresarios no hay economía ni riqueza que distribuir.

Y además, el atropello fiscal.

Yo estaría encantada de pagar impuestos si lo que recibiera a cambio tuviera algún sentido. Entiendo que tenemos que pagar impuestos, pero muchas veces no entiendo en qué se gasta nuestro dinero. Otra cosa es el impuesto sobre las personas físicas, que me parece aberrante.

Los impuestos que tiene que pagar limitan su creación empresarial.

Si yo pagara menos impuestos crearía puestos de trabajo. Facturar cuesta mucho menos que realmente ganar dinero, y esto no es razonable ni ayuda a la creación de la riqueza.

Contratar a alguien es peor que fundar con él una familia.

No hay ningún empresario que quiera despedir a un trabajador sin motivo. Despedir a alguien es el límite. Los trabajadores han de tener una protección, pero también obligaciones. También los empresarios tenemos que tener una cierta protección, a cambio de nuestras muchísimas obligaciones.

Arcadi Espada dice que el juez Marchena es el español más carismático de los últimos tiempos.

A mí de pequeña me enseñaron a no hablar en público ni de religión, ni de sexo, ni de política.

¿Pero no le gustaría una larga sobremesa con él?

De hecho, me encantaría.