Las primeras piezas encontradas del avión - FACEBOOK/SPITFIRE AA810 / Vídeo: Encuentran un avión de uno de los participantes de la fuga que inspiró "La gran evasión"

Rescatan un avión de «La gran evasión» en una remota montaña de Noruega

Cuando el ejército alemán derribó su aeronave, Alastair «Sandy» Gunn fue arrestado y después trasladado al campo de prisioneros Stalag Luft III, en Polonia, donde protagonizó el famoso intento masivo de huida

Actualizado:

Un avión de un piloto que participó en «La gran evasión», que llevaba años desaparecido, ha sido hallado en la ladera de una montaña remota de Noruega, de acuerdo con el Daily Mail.

El Spitfire AA810 fue derribado por dos aviones alemanes el 5 de marzo de 1942 mientras realizaba una misión para fotografiar el Tirpitz, el segundo de los dos acorazados de la clase Bismarck construidos para la Kriegsmarine alemana durante la Segunda Guerra Mundial.

El piloto, Alastair «Sandy» Gunn, puso salir de la aeronave a tiempo, pero fue capturado por el ejército germano. Fue interrogado y privado de comida en ocasiones, pero no dio ningún detalle de sus misiones. Después, fue trasladado al campo de prisioneros Stalag Luft III, en Polonia.

El piloto,Alastair «Sandy» Gunn
El piloto,Alastair «Sandy» Gunn - FACEBOOK/SPITFIRE AA810

Allí llegó a convertirse en una de las figuras clave en el espectacular intento de evasión que inspiró «La gran evasión». El 24 de marzo de 1944, 76 presos aliados huyeron a través de Harry, un túnel de 110 metros de largo y 10 de profundidad. Gunn consiguió escapar, pero fue apresado a los dos días y ejecutado.

El investigador Tony Hoskins ha liderado un equipo de búsqueda en torno a la posible localización del avión, que tuvo éxito cerca de la villa de Surnadal. El grupo encontró las primeras piezas de la aeronave en el un yacimiento de turba y después, usó un detector de metal para localizar dónde estaba enterrado el resto del aparato.

Después de una cuidadosa excavación, las piezas fueron enviadas al Reino Unido, donde se ha emprendido un proyecto ambicioso de restauración de más de 28 millones de euros para que sea capaz de volar de nuevo en 2022.

Esta iniciativa forma parte del homenaje a la Unidad Fotográfica de Reconocimiento, cuya labor fue vital en la II Guerra Mundial.