Las tallas repintadas de Rañadoiro, en el concejo asturiano de Tineo
Las tallas repintadas de Rañadoiro, en el concejo asturiano de Tineo - Efe

El repinte de las tallas asturianas del siglo XV llega al juzgado de Tineo

La Fiscalía asturiana presentó una denuncia en abril por un delito contra el Patrimonio tras la demanda de la Asociación de Conservadores-Restauradores de España

Actualizado:

El juzgado de Tineo está investigando el burdo repinte de tres tallas de finales del siglo XV realizado hace casi un año por una vecina de Rañadoiro después de que la Fiscalía del Principado de Asturias presentara una denuncia al observar indicios de un delito contra el Patrimonio.

Los brochazos de María Luisa Menéndez, estanquera en La Espina, tiñeron de «verde lechuga», fucsia o azul añil la talla de La Virgen con el Niño y Santa Ana y las imágenes policromadas de San Pedro y de la Virgen con el Niño Jesús, que se conservan en la ermita de Rañadoiro, entre Tineo y Salas. La desafortunada intervención sumó estas antiguas figuras a la galería del «horror» del «Ecce homo» de Borja o el San Jorge de Estella, antes de la reciente restauración que ahora le ha devuelto su dignidad.

Menéndez dijo haber contado con el permiso del párroco que estaba a cargo de la ermita, Arturo García, que se hizo famoso por cambiar sus hábitos para encabezar un partido en las elecciones autonómicas de 2011 y fue suspendido «a divinis» por la Iglesia durante tres años.

«Tenían mucha falta de pintarse», aseguraba entonces la estanquera, que debía desconocer que las tallas habían sido restauradas profesionalmente por Luis Suárez Saro en 2003.

Las tallas, tras la restauración realizada por Luis Suárez Saro en 2003
Las tallas, tras la restauración realizada por Luis Suárez Saro en 2003 - Luis Suárez Saro

No era la primera vez que estas tallas eran víctimas de una agresión artística. En los años 60-70 fueron repintadas de forma «muy similar» a la actual, según explicó Suárez Saro a ABC. «Es la batalla con la que llevamos mucho tiempo luchando. Los casos como éste que salen a la luz son solo la punta del iceberg», aseguraba este experto que, a lo largo de su carrera profesional, se ha encontrado con «muchas intervenciones mal hechas, muchas» y tallas repintadas como las de Rañadorio en muchas ermitas asturianas.

Sanciones contundentes y proporcionales

La Asociación de Conservadores-Restauradores de España (ACRE) interpuso entonces una demanda y sus reclamaciones fueron tenidas en cuenta por la Fiscalía asturiana. El pasado abril, ésta presentó una denuncia ante el Juzgado de Tineo, que desde entonces investiga los hechos, según informa El Comercio.

«Desde ACRE tenemos confianza en que la investigación judicial se traduzca en sanciones contundentes y proporcionales al daño causado», aseguran desde la asociación de Conservadores y Restauradores de España, que desea «que intervenga un equipo de conservación-restauración profesional para evaluar los daños causados y recuperar las piezas en lo posible».

Los profesionales, que agradecen la difusión de estos casos para «disuadir a espontáneos mal o bienintencionados», piden que se deje de utilizar el término «restauración» para describir «atentados contra el Patrimonio» porque «el uso incorrecto del lenguaje nos ofende y nos desprestigia como profesión».