La catedral se encuentra ya rodeada de vallas
La catedral se encuentra ya rodeada de vallas - ABC

La remodelación de la Catedral de Lisboa enciende la polémica

«Es una aberración», sentencia el Foro de la Ciudadanía, mientras el Patriarcado defiende la construcción de una puerta lateral en la muralla

LisboaActualizado:

Hablar de polémica es quedarse corto al referirse al conflicto suscitado por las obras de rehabilitación de la Catedral de Lisboa, cuya construcción data del año 1147. «Estamos ante una aberración», declara el portavoz del Foro de la Ciudadanía, Paulo Ferrero. El edificio, que ha sobrevivido a varios terremotos y mezcla estilos como el románico o el gótico, se encuentra ya rodeado de vallas en su parte baja, colindante a la calle Sao Joao da Praça, donde se ubican algunas de las casas de fado más prestigiosas de la capital portuguesa.

Las asociaciones en defensa del patrimonio han puesto el grito en el cielo y temen por la integridad del monumento nacional, especialmente debido a los planes para crear un itinerario subterráneo y visitar las ruinas. Más aún: está previsto abrir hueco a un nuevo acceso a la muralla. «Es gravísimo partir una muralla que es patrimonio nacional porque no olvidemos que se trata de la iglesia más importante de Portugal, no es una parroquia cualquiera», explica Ferrero, erigido en líder de un grupo de activistas dispuesto a llamar incluso a las puertas de la Santa Sede con tal de frenar semejante intervención urbanística.

Lo cierto es que un simple paseo por la zona sirve para testimoniar las claves de su recelo, aunque el Foro de la Ciudadanía se ha visto sorprendido por la réplica del Patriarcado de Lisboa, con Manuel Clemente a la cabeza: «Si hay algo que ponga en riesgo la integridad física de la iglesia, es el estado en que se encuentra ahora». El contraataque del movimiento de expertos y vecinos no se ha hecho esperar, con palabras contundentes y sin pelos en la lengua: «Es un atentado al patrimonio». Una beligerancia que pone en duda la afirmación oficial de que «eran unas obras largamente ansiadas».

Modificaciones

Catedral de Lisboa
Catedral de Lisboa- ABC

Sin embargo, los planes de trabajo han sufrido varias modificaciones en los últimos meses. La intención primera de preservar el claustro inferior y las capillas ha dado paso al proyectado circuito por el subsuelo y a la puerta lateral. En total, cinco millones de euros, de acuerdo con la rúbrica compartida por la Dirección General del Patrimonio y la Cultura, el Ayuntamiento y el Patriarcado. Para colmo, el Foro de la Ciudadanía cree que la estrategia será la antesala para el fin de la gratuidad en las visitas a la Catedral, un hecho que el colectivo no acepta.

Las escaleras que se construirán para acceder a los alrededores del remodelado claustro levantan la enérgica protesta de Paulo Ferrero al mismo nivel que la entrada de la discordia: «Quieren abrir una puerta en la muralla, cuando es innecesario porque la gente podría entrar por la puerta principal».

La Corporación municipal, no obstante, alega que esa muralla resistió (en parte, aunque con dificultades) el gigantesco seísmo de 1755 pero que, en realidad, se han hallado signos de debilidad en la estructura. Así justifica la puesta en práctica de las controvertidas obras, ya que con anterioridad sendos terremotos en 1337 y 1344 habían sembrado la alarma y comenzado a dañar el edificio.