Alfonso Ussía, que publica «Carpe Diem». ABC

Relatos con humor y fantasía

Actualizado:

Uno de los escritores más prolíficos y con una envidiable capacidad para atraer lectores de todas las edades es Alfonso Ussía. Junto al extraordinario éxito de «Patriotas adosados» (Ediciones B), obra elaborada con Antonio Mingote, Ussía publica «Carpe Diem»

(Confesiones de un pollo de barra) (Ediciones B). «Este título responde a la expresión latina «Vive al día», explica Ussía. Se trata de una serie de memorias desde el lado del humor, que descubren la descomposición de una sociedad en la agonía del franquismo. Es un ensayo con un protagonista, Alonso de Llodio, que soy yo mismo. Se habla lo mismo del follón que se armaba en la playa de Ondarreta cuando aparecían los nietos de Franco que de los guardias intentando que no se vieran muslos en las playas».

El académico Gregorio Salvador edita «El eje del compás» (Planeta), desgarrador relato de pasiones en el entorno del mundo universitario. Aunque el protagonista es catedrático de Universidad y don Gregorio lo ha sido, tan sólo se ve identificado con la parte intelectual de Ernesto: «En cualquier caso se elaboran personajes de ficción con retazos de personajes reales».

En «La conversación» (Ediciones B), Mercedes Salisachs aborda un tema inusual, el maltrato a los hombres. «Nunca se ha hablado -dice- de los maltratos a los hombres pero los ha habido. Por otro lado, la mujer, que es mucho más retraída que el hombre, tiene más poder y habilidad para el maltrato psíquico».

El escritor y director general de ABC de Cataluña, Valentí Puig, ofrece a sus innumerables lectores «Maniobras privadas» (Alfaguara), un libro de relatos en torno a la fragilidad de los seres humanos, porque en palabras de su autor, «no dejamos de ser inmaduros. En el proceso del tránsito de la adolescencia a la madurez surgen unas grietas que nos vuelven frágiles para el amor o para la vida doméstica. En la novela cabe toda una sociedad, mientras que en los relatos la historia gira sobre varios personajes».

Reportero curtido en mil y una batallas periodísticas, desde el corazón de las tinieblas al horror de Sarajevo, Javier Reverte presenta «La noche detenida» (Plaza & Janés), primer premio Ciudad de Torrevieja: «La historia tenía que ser novelada como paradigma de lo que viví. Para contar mi miedo y el de los otros, necesitaba la literatura. Con la ficción me aproximo mejor a la verdad».

La escritora y crítica literaria de ABC Cultural Ángela Vallvey ganó el Nadal con «Los estados carenciales», una historia en clave de sátira que gira en torno a la proliferación de los manuales de autoayuda. Pero ella parte «de Homero y de la Odisea como un modelo válido para explicar la historia contemporánea. Aparece el amor y el desamor entre Ulises y Penélope, y una serie de personajes secundarios que buscan la felicidad. Un canto a la vida».

Alejandro Gándara nos ofrece las «Últimas noticias de nuestro mundo» (Anagrama): «Este libro surgió a raíz de lo que supuso la caída de Berlín con la desaparición de los dos bloques y el surgimiento de una nueva realidad. Se acababa un mundo y el que surgía también era como para mirarlo de cerca».

Los «Cuentos perversos» (Anagrama), de Javier Tomeo, han tenido una crítica magnífica. «Aquí el único perverso soy yo, pero si se llama «Cuentos honestos» no los compra nadie». Verán la luz en alemán y francés. «Se trata de gente problemática en un entorno de soledad. Mi cuento preferido es «El hotel de los pasos perdidos». Surgió un fin de semana en que me quedé prácticamente solo en un hotel acompañado por ancianos».

Fernando Martínez Laínez anda «Tras los pasos de Drácula» (Ediciones B), un recorrido por las tierras de Transilvania, explica, «en el que ofrezco una doble visión: por un lado, cuento la historia del Drácula real, príncipe del siglo XIV y, por otro, ofrezco la visión del Drácula literario, creado por Stocker».

Mariano Antolín Rato presenta su «Fuga en espejo» (Alianza Editorial), una novela de amor en los tiempos del desamor y de personajes que tratan de vivir decentemente en un mundo indecente. Son tres personajes básicos, un escritor, un fotógrafo y una artista y el entramado es el mundo del arte».

Juan José Espejo, que durante años se ha ocupado de las tareas de diseño y confección en ABC y Blanco y Negro, se adentra ahora en el universo juvenil con «Un español en el Oeste americano» (Anaya). «Se trata de una reacción frente a los héroes actuales. Estoy harto de tanta magia y tanto personaje cibernético. Resultan mucho más atractivos esos personajes de carne y hueso que no vuelan. Es un tributo a los héroes de mi infancia. Aquí están el vaquero, el pionero, el misionero y los indios del Oeste».

Ramón Irigoyen, madridista confeso y convicto, ha coordinado una serie de relatos de escritores a favor de la causa merengue. Surgió así «El siglo blanco. Once historias madridistas»c (Planeta). «Mi relato, «Salvados por el Madrid», está escrito con bisturí, confiesa. El personaje es un médico catalán que trabaja en un hospital de Barcelona y en las guardias colocaba una foto de la plantilla del Barça junto a los enfermos, pero todos se agravaban. Pero cuando les ponía las fotos del Madrid la mejoría era notable».