La relación entre la creación y la crítica literaria, a debate en la UCM

EMILIA RUIZ MARTÍNEZ. EL ESCORIAL.
Actualizado:

Ayer se inauguró el curso de la Complutense «Debate sobre la narrativa española, desarrollos y crisis», en el que escritores, editores y críticos analizarán el estado de la narrativa española actual y su evolución desde los años 70 hasta la actualidad. Como advirtió el director, el escritor Alejandro Gándara, fue en los 90 cuando se estableció un nuevo sistema de forma cuadrangular, en cuyos vértices estaban el escritor, el editor, el crítico y el lector. La primera sesión, «Creación y crítica literaria: ¿Vasos comunicantes?», contó con la presencia de los editores Jorge Herralde y Juan Cruz. El primero hizo hincapié en las insuficiencias de la crítica literaria actual. Por un lado apuntó al anonimato del crítico y, por otro, a las redes de conexión que hay entre periódicos y editoriales. Por su parte, Juan Cruz señaló la importancia de analizar la crítica literaria y los espacios informativos que la prensa española le dedica. Según él, las cuestiones logísticas y comerciales están poniendo en peligro la «biodiversidad lectora».

Alejandro Gándara acotó los términos de esta primera jornada, aclarando que en España hay dos tipos de crítica: «Una es la académica, de raíz filológica, y que no sale del ámbito de la universidad; después está la de los periódicos, que es una crítica de exposición que intenta ofrecer al público nociones acccesibles, pero que no cuenta con unos presupuestos de base claros». El escritor cree que la influencia del mercado editorial ha cambiado la relación del autor con su obra. Como señaló, «el canon mediático confunde la venta de libros con la calidad literaria y los editores que se dedican al canon literario son cada vez menos».