La Reina, con Francisco Camps, a su llegada anoche al Palau de les Arts

La Reina preside la apertura del Palau de les Arts de Valencia

Maazel dirigió la primera parte del programa con fragmentos de «Carmen», mientras que la segunda, dirigida por García Asensio, tuvo marcado acento valenciano

M. MOREIRA
Actualizado:

VALENCIA. Su Majestad la Reina Doña Sofía presidió ayer la solemne gala inaugural del Palau de les Arts de Valencia que lleva su nombre. Un acto musical en el que intervinieron primeras figuras internacionales como el maestro norteamericano Lorin Maazel, director musical del auditorio, el tenor francés de ascendencia italiana Roberto Alagna, el barítono español Carlos Álvarez, o la soprano rumana Angela Gheorghiu. Se vivió como una jornada gloriosa para una comunidad que quiere simbolizar con la apertura de este coliseo su entrada en una nueva etapa de proyección internacional. Del arropamiento popular a este proyecto dieron cuenta cientos de ciudadanos, que desde primeras horas de la tarde siguieron el acto y sus prolegómenos desde las pasarelas y puentes de la Ciudad de las Artes y las Ciencias aledaños al edificio.

La majestuosa estructura lenticular del Palau de les Arts de Valencia ofrecía ayer por la tarde su mejor aspecto, ensalzado por una oportuna tarde soleada que reflejaba sus brillos en el blanco revestimiento de trencadís. Cientos de trabajadores han echado el resto en los últimos meses para que el coliseo de Calatrava produjera el efecto logrado entre los invitados, que sobrecogidos ante la espectacularidad del edificio parecían haber olvidado que todavía estaba por llegar el espectáculo en sí mismo.

Gran interés por el diseño del Palau

A las siete menos cuarto de la tarde, la Reina Doña Sofía, acompañada de la ministra de Cultura, Carmen Calvo, fue recibida por el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps; la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá; la intendente del Palau, Helga Schmidt, y el arquitecto Santiago Calatrava, entre otras autoridades civiles y militares. Esta comitiva acompañó a Doña Sofía hacia la entrada de la sala Principal, en la que el maestro Lorin Maazel, la orquesta de músicos valencianos y la Escolanía de la Virgen de los Desamparados esperaban a Su Majestad para iniciar la interpretación del Himno de España, a la que seguirían los fragmentos más conocidos de la ópera «Carmen» de Bizet. En el transcurso de este recorrido, Su Majestad mostró gran interés por el diseño de la arquitectura formulando diversas preguntas al respecto a su creador.Cuando finalmente se produjo su entrada, una ensordecedora ovación dio la bienvenida a Doña Sofía.

Entre los 1.700 invitados a este acto asistieron ilustres representantes del mundo de la política y la economía, además de numerosas caras conocidas del deporte, la moda, el periodismo y, por supuesto, la cultura. Por el itinerario marcado por la alfombra roja pasaron el escritor Mario Vargas Llosa, los bailarines y coreógrafos Nacho Duato y Víctor Ullate, los actores Pepe Sancho, María Fernanda d´Ocón y Nuria Espert, el escultor Miquel Navarro o el compositor Jose María Cano. Por parte del gobierno central, sólo acudió la ministra de Cultura, Carmen Calvo. Asistieron del mundo de la comunicación la presidenta-editora de ABC, Catalina Luca de Tena; el secretario general de Vocento, José Antonio Zarzalejos; Luis del Olmo, Emilio Aragón, Pedro Piqueras e Isabel Gemio, además de los toreros Vicente Barrera y Enrique Ponce o el Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica Santiago Grisolía. Del mundo de la moda pudo verse a Hanibal Laguna, Francis Montesinos y Álex Vidal; del deporte, al tenista Juan Carlos Ferrero. Hubo una nutrida presencia empresarial; entre ellos, el presidente de Unión Fenosa, Íñigo de Oriol.