El relato cuenta una historia de hace cinco milenios, en lo que hoy es Irak
El relato cuenta una historia de hace cinco milenios, en lo que hoy es Irak - ABC

¿Quién fue Gilgamesh, el héroe de la primera obra literaria de la humanidad?

El madrileño Teatro Fernán Gómez ha presentado este jueves el montaje de este relato mítico sumerio de hace 5.000 años sobre el rey de Uruk

Actualizado:

El madrileño Teatro Fernán Gómez ha presentado este jueves el montaje de «Gilgamesh», una adaptación del mítico relato sumerio que es considerada la primera obra literaria de la historia de la humanidad. Escrita en el 1.400 antes de Cristo, pero narrando hechos de mil años antes, se centra en un héroe legendario de la mitología mesopotámica y su dramática epopeya por alcanzar la inmortalidad. ¿Pero quién es el protagonista de esta historia?

Se trata, como hemos dicho, de relato del rey de Uruk, en una obra escrita muy posteriormente a su reinado a base de tradición oral y mitología sumeria. Este legendario hito de la humanidad trata de los anhelos más profundos del hombre en general, el sentido de la vida y la muerte, la naturaleza de la espiritualidad, nuestro origen y nuestro destino, en una alegoría que invita a asomarse al abismo del tiempo y la palabra para emprender un viaje a través de las figuras retoricas, los símbolos e imágenes arquetípicas que alberga nuestro subconsciente colectivo. Trata de la búsqueda dramática de la inmortalidad de un rey, de todos nosotros.

El poema consta de doce tablillas y en ellas se relatan las aventuras de nuestro Gilgamesh, que representa al hombre civilizado y Enkidu, que simbolizaría al hombre salvaje. Esta obra está considerada la número 14 de las más relevantes de toda la historia según una encuesta r ealizada por la BBC con expertos. Jacobo Siruela dijo de ella: «Es el primer mito conocido, con más de cinco mil años de antigüedad, nos explica la evolución de la conciencia humana hasta entonces. Es maravilloso».

Míticas estas palabras, del escriba Sin-legi-unnini que es el que narra sobre nuestro héroe: «Aquel que todo lo ha visto, que ha experimentado todas las emociones, del júbilo a la desesperación, ha recibido la merced de ver dentro del gran misterio, de los lugares secretos, de los días primeros antes del Diluvio. Ha viajado a los confines del mundo y ha regresado, exhausto pero entero. Ha grabado sus hazañas en estelas de piedra, ha vuelto a erigir el sagrado templo de Eanna y las gruesas murallas de Uruk, ciudad con la que ninguna otra puede compararse».

Pero como decimos, el relato cuenta una historia de hace cinco milenios, en lo que hoy es Irak, de este personaje ultrapoderoso que gracias a esta remesa de poemas se elevaría a la categoría de mito. Como cuenta «National Geographic», 2.700 años a. C. existió un personaje llamado Bilgames que era un sacerdote-rey. Además, Gilgamesh perteneció a la dinastía I de Uruk: fue su quinto soberano, reinó 126 años y le sucedió su hijo. Como ven la realidad se mezcla con la leyenda, puesto que, entre otras cosas, Gilgamesh según las tablillas medía 5,6 metros de altura, el doble que Goliat, puesto que dos partes de él eran esencia divina.

Gloria e inmortalidad, estos son los dos grandes temas de la obra. La gloria junto a su amigo Enkidu (hasta la sexta tablilla), y, después y sobre todo, la búsqueda de la inmortalidad, que tiene lugar en un contexto de soledad y miedo a la muerte. Luego se añadió una tablilla más sin conexión con lo anterior con la vida posterior tras su muerte.