«Andrea sobre la discoteca La Madelon», de Teresa Margolles, en CentroCentro
«Andrea sobre la discoteca La Madelon», de Teresa Margolles, en CentroCentro - TERESA MARGOLLES
Fotografía

PHotoEspaña, veinte años alimentando el culto a la imagen

García-Alix, estrella invitada del festival con una «carta blanca» para comisariar seis exposiciones

MadridActualizado:

Desde hoy, PHotoEspaña es la opción de referencia para los amantes del arte de la instantánea. Madrid acoge hasta el próximo 27 de agosto la vigésima edición del certamen, que ayer inauguró su proyecto más novedoso: una «carta blanca» comisariada por el fotógrafo Alberto García-Alix.

Si el lunes fue Farideh Lashai la artista que cortó el cordón inaugural en el Museo del Prado, ayer le llegó el turno a quien fuera premio Nacional de Fotografía en 1999, aunque la suya no sea una exposición propia como tal. El artista leonés ejerce de comisario en «La exaltación del ser. Una mirada heterodoxa», una recopilación de seis colecciones que le suponen «un alimento espiritual». El Círculo de Bellas Artes acoge las creaciones de Paulo Nozolino, Pierre Molinier y Antoine d’Agata; el espacio CentroCentro hace lo propio con las de Teresa Margolles y Anders Petersen; y el Museo del Romanticismo guarda entre sus paredes las imágenes captadas por Karlheinz Weinberger.

Siendo temáticas como la sexualidad, los cuerpos desnudos y las drogas las preponderantes en esta «carta blanca» de García-Alix, exposiciones arriesgadas como la de Molinier y, en especial, la de d’Agata, se llevaron buena parte de las miradas de los presentes. Juegos con sillas para sugestionar cierto aire voyeur a las exhibiciones, decenas de jeringuillas clavadas en antebrazos, mujeres sometidas a explotar su sexualidad, y la perenne cuestión de si la fina línea que separa al arte de la pornografía soportaba o no el peso al que estos artistas la someten son las notas más habituales en la recopilación de García-Alix. Más afable es el retrato del Café Lehmitz, la ópera prima del sueco Petersen y una de las obras más icónicas de la fotografía urbana europea.

De lo carnal a lo urbano

Ajeno a la filia por lo carnal de García-Alix, el fotógrafo Gabriele Basilico tiene también su hueco en PHotoEspaña. Fue su exposición, «Entropía y espacio urbano», la otra que se presentó ayer. Cuenta con más de 180 fotografías del milanés, cuatro vídeos explicativos de su obra y más de 70 libros que publicó durante sus 69 años de vida. Como arquitecto que fue, la obra de Basilico se afana en reflejar la vida interna de las ciudades. No de quien las habita, sino de las estructuras que les dan forma: de Roma a Shanghai, siempre con especial fijación por las urbes de Italia. La obra con la que cierra la exposición, un retrato de una favela de Río de Janeiro que guarda a sus pies un puente al más puro estilo Niemeyer, es el fiel reflejo de esa peculiar entropía que el italiano persigue retratar.

Hoy les llega el turno a Minor White con «Metáphoras» (en el espacio Loewe Gran Vía), a Peter Fraser con «Matemáticas» (Real Jardín Botánico) y a Cristina García Rodero con «Lalibela, cerca del cielo» (Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa).